Brito (CC) asegura que 50 efectivos de la Policía Canaria son "pocos" para vigilar el entorno de los centros educativos

La consejera hace balance de la educación en las islas y lo tacha de "digno" pero "con cosas mejorables" SANTA CRUZ DE TENERIFE, 20 (EUROPA PRESS) La consejera de Educación, Universidades, Cultura y Deportes del Gobierno de Canarias, Milagros Luis Brito, señaló esta mañana durante su comparecencia en Comisión parlamentaria que es "verdad" que ha pedido al consejero en materia de seguridad que los primeros 50 agentes de la Policía Canaria tengan como objetivo la vigilancia del entorno de los centros educativos como medida de prevención, al entender que es "la mejor" aportación que puede hacer "como consejera de Educación y como ciudadana", pero recalcó que estos 50 efectivos son "insuficientes" aunque "harán cosas que otras personas no han hecho". De esta forma Luis Brito respondió al portavoz en materia educativa del grupo parlamentario socialista, Juan Ramón González-Drincourt, quien criticó que la consejera haya hecho un discurso en el que pedía que la Policía Canaria contribuyese en el control de los centros canarios, argumentando que la responsable del departamento autonómico "sabe" que esto "no puede ser así porque ni siquiera van a poder cubrir los edificios públicos e institucionales", por lo que tachó la propuesta de "dislate" y de "cinismo político sin medidas". Por otro lado, Milagros Luis Brito usó su comparecencia para hacer balance de la gestión realizada por la Consejería en sus cuatro ámbitos de actuación, especialmente en educación universitaria y no universitaria, balance que consideró "digno" pero "con cosas mejorables", algo con lo que el diputado socialista se mostró en desacuerdo considerando que "la realidad" es que este balance es "insatisfactorio y negativo y ha dado lugar a dos años perdidos para la educación en Canarias, según datos objetivos y reales". Ante esto, la consejera acusó al portavoz del PSC-PSOE de hacer una intervención "previsible con un cliché que aplica sistemáticamente, que arremete y atenta contra el sistema público educativo en Canarias, y que confunde el interés político con el interés educativo", por lo que le reiteró su ofrecimiento al partido de la oposición para debatir sobre cómo mejorar la educación en la islas, para lo que pidió al diputado socialista que para eso "debe descabalgarse de sus prejuicios porque monta en el caballo del descrédito, algo que hace muy difícil negociar". "EVIDENTE Y UNA REALIDAD" El grupo parlamentario 'popular', a través del diputado Carlos Ester, incidió en que es "evidente y una realidad" que el Gobierno canario "se ha superado cada día más" en materia educativa, considerando que este año se ha producido "un antes y un después" al entender que con los medios que están poniendo el departamento autonómico "se está dando lo mejor para estar por encima de la media a nivel nacional". Asimismo, resaltó el "esfuerzo titánico" que está haciendo el departamento autonómico al incrementar las partidas destinadas a la educación, "sobre todo cuando España es de los países que menos invierten en este sector". En esta misma línea se pronunció la diputada nacionalista María Luisa Zamora, quien valoró el "esfuerzo tremendo" de la Consejería "pese a la visión catastrofista del grupo parlamentario socialista", al tiempo que resaltó la importancia de seguir apostando por las lenguas extranjeras, "dado que en Canarias hay una gran presencia de población inglesa". Por su parte, el portavoz de la oposición, Rodríguez-Drincourt, consideró que si hubiera entrado en la Comisión un ciudadano iraní o persa, y hubiera escuchado las intervenciones de CC y PP, "pensaría que está en Finlandia o Euskadi", al considerar que el retrato que se ha hecho del balance de este año y medio en materia educativa "nada tiene que ver con la realidad". Finalmente, según el parlamentario socialista, "no se puede sostener que estamos por encima de la media nacional cuando la realidad es que estamos a la cola en todo junto con Ceuta y Melilla", para añadir que la educación en el archipiélago "está más cerca de los países latinos que de los europeos".