Estudiantes catalanes se encierran en la Consejería de Educación y protagonizan altercados con los Mossos

BARCELONA, 29 (EUROPA PRESS)

Unos 110 estudiantes de Secundaria, según la Guardia Urbana, se manifestaron hoy en Barcelona contra el Plan de Bolonia y el proyecto de la Ley de Educación de Catalunya (LEC) en una protesta que terminó con la ocupación de la Conselleria de Educación y su posterior desalojo por parte de los Mossos, quienes cargaron en algún momento contra los estudiantes.

Asambleas de estudiantes de Secundaria realizaron una protesta desde la plaza Universitat de Barcelona por la calle Aribau hasta la entrada del departamento en Via Augusta, donde pudieron entrar sin problemas y ascender hasta la quinta planta, frente al gabinete del conseller de Educación, Ernest Maragall.

En esta planta, unos 50 se sentaron a realizar una asamblea para decidir futuras acciones, colgando en una habitación la pancarta 'Institutos contra la mercantilización y por la pública'. Los alumnos tomaron el departamento para criticar que algunos directores requirieran la intervención policial durante las ocupaciones de institutos.

La Conselleria de Interior, Relaciones Institucionales y Participación envió entonces a una mediadora para negociar con los estudiantes su salida del edificio, opción que éstos rechazaron ante la advertencia por parte de la mediadora de un desalojo policial.

El departamento también ofreció a los alumnos recibir a una representación de cuatro estudiantes en sus despachos mediante una petición formal, algo a lo que también se negaron.

Una quincena de estos estudiantes salieron del edificio para comprar comida y así prolongar la asamblea, momento que los agentes de seguridad ciudadana de los Mossos aprovecharon para impedir de nuevo la entrada de éstos.

En ese momento, los alumnos se cogieron de las manos realizando una barrera para forzar su entrada en el edificio, y los agentes aporrearon a varios de ellos causándoles algunas contusiones en piernas y espalda.

Poco antes de las 16,00 horas, la Conselleria vetó la entrada a los periodistas y unos 30 agentes antidisturbios subieron a la quinta planta para desalojar a los 30 estudiantes que permanecían en el edificio desde las 14 horas, que fueron simplemente expulsados a las puertas del edificio a lo largo de 20 minutos con la custodia de dos agentes por alumno.

Según explicó a los medios el estudiante de Bachillerato Marc Coloma, los Mossos desalojaron a los estudiantes "por los pelos y por los oídos y de forma antidemocrática". Uno de los contusionados, Quique Badia, dijo que los Mossos intentaron bloquear la entrada al departamento cuando los estudiantes pretendían entrar --momento de "mucha tensión"-- y los policías sacaron "porras desplegables y golpearon a algunos estudiantes".

Miembros del sindicato de profesores USTEC·STEs y de la Coordinadora de Asambleas de Estudiantes universitarios (CAE) estuvieron presentes en varios momentos de la protesta para manifestar así su apoyo a las reivindicaciones de los alumnos.

'LA SECUNDARIA RESISTE'

Durante la protesta, los estudiantes gritaban lemas como 'La Secundaria resiste', o 'Pública sí, privada no', para mostrar que esta etapa educativa está en lucha contra las actuales reformas educativas y al lado de los universitarios anti-Bolonia.

La cola de la marcha fue vigilada por 10 furgonetas de los Mossos, un helicóptero y algunos agentes de la Guardia Urbana al frente. La manifestación, en la que no hubo incidentes, se paró unos segundos a la altura del instituto Menéndez Pelayo para gritar contra su director, después de que la semana pasada ordenara el desalojo de los menores que ocupaban el recinto.