La Comisión Europea cree que en España se ha "malentendido" el proceso de Bolonia

  • Bruselas, 22 abr (EFE).- El comisario europeo de Educación, Jan Figel, afirmó hoy que en España "existe un malentendido sobre lo que significa el proceso de Bolonia" y, en particular, acerca del posible encarecimiento de las matrículas universitarias debido a la reforma de los sistemas de enseñanza superior.

La Comisión Europea cree que en España se ha "malentendido" el proceso de Bolonia

La Comisión Europea cree que en España se ha "malentendido" el proceso de Bolonia

Bruselas, 22 abr (EFE).- El comisario europeo de Educación, Jan Figel, afirmó hoy que en España "existe un malentendido sobre lo que significa el proceso de Bolonia" y, en particular, acerca del posible encarecimiento de las matrículas universitarias debido a la reforma de los sistemas de enseñanza superior.

"Bolonia no trata sobre precios de acceso a la Universidad, sino sobre la movilidad de los estudiantes y la calidad de la enseñanza", destacó el responsable comunitario, durante la presentación de un informe de la CE sobre la adaptación de los Estados miembros al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Figel dijo que en algunos países de Europa "no se entiende correctamente el verdadero significado del Proceso de Bolonia", al ser preguntado sobre las protestas que dicha reforma educativa ha suscitado en España.

Asimismo, el comisario europeo dijo que "existe cierta preocupación" por el retraso de España en la introducción de las reformas previstas para el EEES, cuya culminación se fijó para 2010.

La armonización de los sistemas universitarios servirá para promover el conocimiento a nivel nacional y comunitario, y para potenciar las opciones de trabajo de los estudiantes y reforzar la competitividad de la economía europea, "dos necesidades cruciales en tiempos de crisis", afirmó el comisario.

Sobre el aumento de los precios de las matrículas universitarias y la "privatización" de la enseñanza -dos de los argumentos más empleados en contra del proceso de Bolonia-, Figel precisó que las formas de financiación de los sistemas educativos "son una competencia de los estados miembros".

El EEES contempla un aumento de los recursos financieros de las universidades, y para lograrlo, la Comisión Europea propuso vías como el incremento de los precios de acceso a la universidad y una mayor contribución pública y privada, según explicaron fuentes del Ejecutivo comunitario.

Sin embargo, son los gobiernos nacionales los que deciden qué recursos o combinaciones de los mismos emplearán para aumentar la financiación, ya que la Educación es un ámbito de competencia nacional, recordaron las mismas fuentes.

En cuanto al nivel de aplicación de las reformas previstas para el EEES, Figel afirmó que se han realizado "grandes progresos", aunque señaló que éstos fueron "desiguales" en los estados miembros.

España figura entre los malos alumnos debido a su retraso en la introducción del sistema de créditos europeo (ECTS), utilizado actualmente en menos del 75% de las instituciones de enseñanza superior, y a que aún no ha consolidado la estructura de 3 ciclos.

A diferencia de otros países, España ha aplicado "de forma lenta y por separado" los nuevos ciclos, ya que introdujo primero los de máster y doctorado según el modelo armonizado, y, por último el de graduado o "bachelor", que podría seguir llamándose licenciatura aunque con una duración menor (de cuatro años).

Asimismo, en España tampoco está generalizada la expedición del Diploma Suplementario (DS), un anexo que acompaña al título universitario para facilitar su reconocimiento en toda Europa y que las universidades deben adjuntar de forma automática y gratuita.

Todas estas medidas ya son aplicadas en su integridad en países como Holanda, Irlanda o Finlandia, según la CE.

No obstante, Figel destacó que España ha realizado "progresos importantes", y destacó que este país es uno de los más activos participantes en el programa Erasmus de movilidad de estudiantes.

"El ritmo y la intensidad de las reformas es una cuestión que se debe debatir a nivel nacional, ya que requieren tiempo y consenso", añadió el comisario.

El proceso de adaptación al EEES fue suscrito de forma voluntaria por 29 países en 1999, y actualmente se ha extendido a 46 Estados, entre ellos los 27 miembros de la UE.