Padres de alumnos lamentan "perder el tren" de empezar el nuevo calendario en septiembre

BARCELONA, 26 (EUROPA PRESS) Padres de alumnos catalanes lamentaron hoy que la propuesta del Consejo Escolar de Catalunya (CEC) --de ser aprobada en pleno y ratificada por la Conselleria de Educación-- haga "perder el tren" de empezar a aplicar el nuevo calendario escolar en el curso 2009-2010, ya que el órgano estimó más adecuado que se empiece en 2010-2011. Según avaló la Comisión Sectorial del CEC, las clases empezarán el 7 de septiembre, días que se compensarán con una semana de vacaciones en febrero y se eliminará la jornada intensiva en Primaria en el mes de junio. "Nos sabe mal haber perdido el tren, pero esperamos que el próximo curso podamos tener la oportunidad de empezarlo", explicó el presidente de la Federación de Padres y Madres de Enseñanza Secundaria (FAPAES) de Catalunya, Pere Farriol, en declaraciones a Europa Press. "Habría sido un paso importante", dijo. La modificación del calendario escolar ha sido una "petición histórica" del colectivo de padres, "el verano es demasiado largo", comentó. No obstante, aseguró que la Conselleria de Educación ha comunicado en todo el proceso "tener suficientes elementos organizacionales para cerrar las plantillas antes del próximo septiembre". Por ello, indicó que "parecía que ya se podía empezar el día 7". En la reunión de ayer, sindicatos y patronales consideraron "que sería una descalabro empezar el próximo curso", ya que no habría tiempo suficiente para organizar las plantillas. Con esto, la comisión votó la segunda propuesta de la Conselleria, para darle un año más al proceso. "CON GARANTÍAS" A pesar de que se prolongue en el tiempo, el presidente de la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos de Catalunya (FAPAC), Walter García-Fontes, pidió que el proceso se haga "con garantías", con el fin de que esté todo preparado cuando empiece a aplicarse. Apuntó su preocupación por cómo resolverá la Conselleria las actividades que se organicen en las vacaciones de febrero esperando que "no recaiga sobre los voluntarios de las asociaciones de madres y padres de alumnos (AMPAS) y que se conviertan en proveedores de servicios". En este mismo sentido se pronunció Farriol, quien aconsejó al Govern que empiece a trabajar en ello y sobre todo, contemple la posibilidad de subvencionar a las AMPAS para que se doten de herramientas.