Una protesta de estudiantes chilenos por la nueva ley educativa deja seis heridos

  • Santiago de Chile/Valparaíso, 2 abr (EFE).- Un grupo de estudiantes y docentes chilenos se manifestó hoy contra la aprobación de la Ley General de Educación (LGE), en un acto en el que resultaron heridos seis policías.

Una protesta de estudiantes chilenos por la nueva ley educativa deja seis heridos

Una protesta de estudiantes chilenos por la nueva ley educativa deja seis heridos

Santiago de Chile/Valparaíso, 2 abr (EFE).- Un grupo de estudiantes y docentes chilenos se manifestó hoy contra la aprobación de la Ley General de Educación (LGE), en un acto en el que resultaron heridos seis policías.

La concentración, convocada en la Plaza de Armas de la capital chilena por el Colegio de Profesores, que también llamó hoy a un paro nacional en el sector educativo, derivó en enfrentamientos entre la policía y los estudiantes.

La convocatoria se desarrolló con normalidad durante dos horas, pero luego de que llegó al lugar el presidente de la organización gremial, Jaime Gajardo, un grupo de provocadores empezó a lanzar objetos para protestar por su presencia.

Algunos encapuchados también agredieron a los periodistas que cubrían la concentración y a los agentes antidisturbios, por lo que Carabineros (policía militarizada) debió emplear carros lanza-aguas para dispersar a los manifestantes.

La convocatoria se produjo después de que el Congreso aprobó anoche en último trámite legislativo, tras más de un año de tramitación, el proyecto de la LGE, que al ser una ley orgánica debe ser ratificada en el Tribunal Constitucional como paso previo a su promulgación.

Ese texto reemplaza a la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), impuesta en los años ochenta por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), que según sus detractores consagra el lucro en la educación, permite la selección de alumnos y aumenta la desigualdad.

La iniciativa, producto del trabajo de una comisión de expertos en educación que representó a todos los sectores políticos, surgió como respuesta a las multitudinarias protestas estudiantiles de 2006, conocidas como la "revolución de los pingüinos".

La aprobación de la normativa fue posible gracias a un acuerdo político alcanzado entre el Gobierno y la oposición, al ratificar el artículo pendiente que autoriza a profesionales no docentes a impartir clases de enseñanza media.

Gajardo denunció hoy que esa disposición "va a permitir que otros profesionales afines puedan ejercer la función docente", lo que a su juicio "va a precarizar el empleo, porque va a aumentar la oferta y además va a generar una situación de conflicto".

Estudiantes y profesores buscan además devolver al Estado la titularidad de las instituciones educativas, que ahora dependen de los municipios, por lo que su presupuesto está vinculado con los recursos que estos administren y, por tanto, con el nivel económico de sus vecinos.