Más de medio millar de personas cortan un carril de la calle Alcalá para reivindicar más medios para la escuela pública

MADRID, 25 (EUROPA PRESS) Unas 600 personas, según fuentes policiales, cortaron hoy uno de los carriles de la calle Alcalá, a la altura de la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid para reinvindicar "dinero público para la escuela pública" y mostrar su rechazo a las políticas de concierto que está llevando a cabo el Gobierno de Esperanza Aguirre. Alrededor del mediodía, comenzaron a llegar los primeros profesores padres e incluso niños que con pitos y pancartas iniciaban la segunda movilización en la jornada de huelga que está teniendo lugar en la enseñanza pública no universitaria en toda la región. Entre los presentes, un pequeño oso de color azul que se puede convertir en uno de los símbolos de la lucha de las escuelas infantiles. Se trata del único objeto que encontraron los padres cuando el año pasado se derribó la escuela Valle del Oro, en Carabanchel, y que ahora forma parte de mochilas y camisetas que los niños portan cuando van con sus padres a manifestarse. En la calle paralela, Gran Vía, donde está ubicado el registro de la Consejería de Educación, más de un centenar de personas lo han colapsado, entregando de uno en uno cartas dirigidas a la responsable en la materia, Lucía Figar. Todas estas personas portaban camisetas con el lema "No somos objetos a guardar sino personas a educar" de color negro, como símbolo de luto y gorros hechos de papel morados, el color de la educación. Un portavoz de CCOO explicó a Europa Press que la situación de la educación "es catastrófica" porque a los decretos que se aprobaron el pasado curso en educación infantil se les sumó a principios de curso la expulsión de seis directoras "sin justificación" y la Ley de Financiación que, a su juicio, sólo favorece a las familias más adineradas. En la misma dirección, criticó además que las escuelas infantiles puedan ubicarse en cualquier tipo de local, sin cocina y sin ventilación, y aseguró que toda esta situación se debe a que el primer ciclo de esta etapa no está amparada por la Ley Orgánica de Educación (LOE) y las comunidades autónomas "hacen lo que quieren con él". Por su parte, un portavoz del sindicato de Estudiantes, Darío García, indicó que la situación de la enseñanza pública en la Comunidad es alarmante aunque reconoció que los paros de hoy no son suficientes para frenar "el caos". "Muchos profesores son partidarios de unirse con la sanidad y llevar la reivindicaciones conjuntas a una huelga general", apostilló. La concentración se animó con la llegada de un grupo de profesores de la Escuela Antonio Machado que, vestidos de naranja y a ritmo de pandereta, cantaban "Tenemos la escuela pública, tenemos un deseo, que la Esperanza Aguirre se vaya a paseo". Esta tarde se espera otra manifestación más multitudinaria por el mismo motivo que partirá a las 18 horas de la plaza de la Villa y concluirá en Sol.