¿Qué lleva a un niño de 9 años a suicidarse por bullying? ¿En qué estamos fallando?


  • Los horarios laborales largos, la incapacidad de los padres desconectar del trabajo y la falta de espacios donde los niños puedan comunicarse (ya no se cena en familia, no se habla) hacen que los niños se sientan solos.

  • El acoso comienza cada año a edades más tempranos: la edad media se sitúa en los 11,9 años, pero puede empezar antes. La gran pregunta es ¿No será el gran problema la forma a la que se enfrentan los niños y padres hoy a los mismos problemas de hace décadas?

Más 300.000 niños se suicidan al año por culpa del acoso escolar

Más 300.000 niños se suicidan al año por culpa del acoso escolar

Etiquetas

El suicidio de un niño de 9 años víctima de bullying en EEUU ha reavivado el debate sobre el acoso escolar que sufren miles de niños en el mundo.

Según la Organización Mundial de la Salud y Naciones Unidas, cada año se suicidan en el mundo alrededor de 600.000 adolescentes y jóvenes, entre los 14 y los 28 años, y al menos la mitad tiene alguna relacióncon el bullying.

El suicidio infantil, entendido por aquel que se produce antes de los 14 años, es muy poco común en España. Según las últimas cifras disponibles del INE: en 2013, se quitaron la vida nueve niños de entre 10 y 14 años. Una cifra baja que, sin embargo, está inserta en una tendencia creciente. Los suicidios de 2013 duplicaron los de 2012 (cinco), y éstos, a su vez, los de 2011 (dos).

Lo cierto es que como escribe Benito Arruñada, catedrático de la Universidad Pompeu Fabra, en una interesante tribuna en El País detrás de muchos de los problemas que hoy ahogan a la sociedad está la familia y por qué no los padres. ¿Es nuevo que al niño con gafas, amanerado o gordito se le señale en el colegio? Eso no es nuevo aunque la virulencia haya aumentado por las redes, la disponibilidad de los niños a contenidos de mayores y la incapacidad de las nuevas generaciones en un concepto que no es políticamente correcto: sufrir.

Arruñada pone encima de la mesa algunas de las preguntas incómodas en la sociedad de hoy: ¿están los niños y adolescentes educados en la posibilidad del fracaso? ¿Creen en el mérito y en el esfuerzo para lograr la vida que desean? ¿Son los que mandan en casa a capricho, intocables, y al salir de un zona de confort se hunden?¿Qué responsabilidad tienen unos padres agotados que no pueden dedicarles más tiempo?¿Es bueno que los padres sean los abanderados del no a los deberes y las pruebas para demostrar la valía?

Las preguntas no son fáciles. Pero la realidad es que los términos niños tirano, son actuales. Y esos niños tirano lo son más allá de sus casas. El más débil, que tampoco ha sido educado en sobreponerse a los problemas, lo sufre. Y con las redes más. Y llega el colapso, cada día a edades más tempranas.

¿Qué lleva a un niño a suicidarse?

"La frase que resume cómo se sienten los niños que se suicidan por acoso escolar es que 'no veían otra salida. Son niños que se sienten solos y creen que nadie les ayuda. Simplemente, no podían más", explican desde la Asociación Española contra el Acoso Escolar.

Pero, ¿qué puede llevar a un niño a sentirse tan solo como para poner fin de su vida? Según explica el psicólogo Andrés Montoro, el aumento del ritmo de vida y de trabajo ha provocado que los niños tengan menos espacios para comunicarse con sus padres.

Los padres tienen horarios laborales largos y están menos encima

"Los horarios laborales se han alargado, los niños cada vez van a más actividades extraescolares... Las nuevas tecnologías han hecho que nunca podamos desconectar del todo del ámbito laboral. Además, antes se solía cenar en familia, lo que propiciaba que los niños pudieran contar lo que les había pasado a lo largo del día y que los padres pudieran detectar cambios en la conducta de los niños. Cada vez es más frecuente que los menores cenen solos o viendo la televisión. Los niños se sienten solos", detalla.

Todo ello propia, para el experto, que los niños no encuentren el momento para denunciar un problema que ya de por sí es difícil de comunicar y que requiere un tiempo que no se da la los pequeños.

Sin embargo, cuando un menor decide suicidarse entran en juego otros elementos que, unidos al acoso, forman un coctel explosivo. Entre los factores de vulnerabilidad, se encuentran los niños con personalidad más débil, tímidos, reservados, con dificultades sociales o falta de adaptabilidad. También los menores con problemas académicos e inmersos en situaciones familiares muy desestabilizantes. El acoso permanente y constante y duradero ser demoledor para la experiencia mental de algunos chicos, según los expertos.

"El acoso es algo que te acompaña toda la vida. Genera ansiedad, baja autoestima, aislamiento y puede derivar en fracaso escolar", comenta el psicólogo Benjamín Ballesteros, director de Programas de la Fundación ANAR. "En general, los padres se centran mucho más en la acción, en que se acabe la situación de acoso, que en escuchar las necesidades y problemáticas de sus hijos".

¿Ha aumentado el acoso?

A pesar de que el 'bullying' siempre ha existido, la concienciación social de los últimos años ha provocado que cada vez más casos salgan a la luz. En concreto, hasta un 75% más en 2015, según el 'Estudio sobre el 'bullying' según los afectados', basado en las llamadas de menores víctimas de acoso recibidas por el Teléfono ANAR de Ayuda a Niños y Adolescentes.

No obstante, según el informe, el acoso comienza cada año a edades más tempranos: la edad media se sitúa en los 11,9 años, pero el análisis de la evolución permite ver que el problema empieza a gestarse entre los siete y los nueve años.

Las redes sociales provocan que el bullying llegue a casa

Por otro lado, la instensidad del 'bullying' ha aumentado en gran medida por la aparición de las redes sociales. De esta manera, el acoso ya no se limita al centro escolar, sino que continúa en casa, muchas veces a través de grupos de Whatsapp creados especialmente para insultar a la víctima, lo que provoca que el menor ya no perciba su hogar como un sitio seguro.

"Estamos dando teléfonos móviles a niños que aún no tienen capacidad para gestionarlo porque su cerebro no está desarrollado. Con el fenómeno de las comuniones, reciben un móvil con acceso incontrolado a las redes sociales", algo que, en opinión de ANAR, no debería hacerse antes de los 12 años.

No solo eso. Hace unos años, el acoso cesaba cuando el menor se cambiaba de centro. Ahora, precisamente por las redes sociales, la información fluye de un centro a otro y la situación se reproduce en el nuevo centro.

Hay que controlar lo que los ñiños ven en la televisión y los videojuegos

Además, según el psicólogo Andrés Montoro, el hecho de que los niños jueguen a videojuegos inapropiados y vean contenidos televisivos no aptos para su edad ha traido como consecuencia que las acciones de los chavales sean cada vez más violentas, tanto física como psicológicamente.

"Cada vez es más habitual ver a niños pequeños utilizando expresiones completamente inapropiadas para su edad. En muchas ocasiones ni siquiera entienden el significado real de lo que están diciendo, pero reproducen aquello que han oído en otros sitios como en la televisión o en Internet", detalla.

España, a la cabeza de acoso escolar en Europa

Por su parte, en Europa, las naciones con más acoso son, por este orden, Reino Unido, Rusia, Irlanda, España e Italia. La organización británica contra el acoso juvenil Beat Bullying alerta de que este problema es más serio de lo que parece, ya que “en la Unión Europea, el acoso y maltrato por bullying lo sufren alrededor de 24 millones de niños y jóvenes al año”.

Además, los actos de intimidación se dan en un porcentaje mayor en las mismas instalaciones escolares, después en el trayecto de casa al colegio o través de las redes sociales; y pueden consistir en violencia física o verbal, o en maniobras de exclusión social.

193.000 casos de acoso escolar en España

También Save the Children ha elaborado un informe hecho sobre acoso y ciberacoso en España con entrevistas a 21.487 alumnos de secundaria. Uno de cada 10 señala que ha sido víctima de acoso, un tercio reconoce haber agredido físicamente a otro compañero en los últimos dos meses y la mitad admite haber insultado. La pregunta, sin restarle importancia al acoso es ¿Son estos fenómenos nuevos, o lo relevante es la manera de enfrentarse a ellos con ayuda de los padres, amigos o familiares?

En la mayoría de casos, los acosados aseguraron que les perseguían por “manía” o por su aspecto físico. La mitad señalaron que les habían insultado de forma directa y uno de cada cinco que había sido amenazado.

En cuanto al perfil de agresor, uno de cada tres, con edades entre 12 y 16 años, admitió haber agredido físicamente a otro compañero en los dos meses previos a la encuesta.

Los datos son contundentes: Save The Children estima en 193.000 las víctimas y en 103.000 los agresores de acoso y ciberacoso en España.

Diferencias entre chicos y chicas

El sexo también influye a la hora de medir el 'bullying'. Así, las chicas sufren más como víctimas y participan menos como agresores. Ellas, además, son más propensas a pedir ayuda mientras que los chicos responden más a menudo a la violencia con violencia. Otro aspecto analizado, que comparten en este caso víctimas y agresores, es que en ambos casos tienen baja autoestima.

El promedio de víctimas de ambos tipos de acoso es más alto que la media en Murcia, Andalucía, Melilla y Baleares y está también alto en otras como Cataluña.