crisis de Educación

BARCELONA, 18 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Directivos de la Educación Pública de Catalunya (Axia) propuso hoy a los directores de escuelas públicas con planes de autonomía afectados por las medidas anti-crisis del conseller de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, que "reflexionen profundamente" sobre su aplicación, y arremetieron contra éstas por "devaluar" el prestigio de los directivos.

Con el objetivo de contener el gasto del próximo curso, Educación propuso recientemente a los maestros aumentar voluntariamente su dedicación lectiva para asumir responsabilidades de coordinación --con un complemento económico--, y aumentar las horas lectivas de forma superior al estándar.

Estas medidas --sólo aplicables de momento en centros con planes de autonomía-- fueron vistas por los directores de escuela como una "devaluación" del trabajo directivo, porque el complemento económico de coordinación recompensa "de una forma desproporcionada" a los profesores respecto a los directivos.

"Pone en peligro la estabilidad de los equipos directivos, su autoestima, su futura profesionalización y prestigio". Un jefe de estudios de un centro de Infantil y Primaria cobra 361 euros de complemento, mientras que un director cobra 509 euros "por una dedicación horaria de permanencia y sin vacaciones en julio".

En una carta dirigida a los directivos de escuelas catalanas, Axia recomendó que "reflexionen profundamente antes de iniciar la aplicación [de las medidas anti-crisis] y que tengan en cuenta que esta medida comporta implícitamente que la Conselleria de Educación no remunera económicamente la dedicación laboral de los equipos directivos y que devalúa su trabajo respecto a las coordinaciones".

Con esto, la asociación reclamó a la Conselleria que inicie la profesionalización del sector con la mejora de su estatus laboral y económico. Además, lamentó que "deje de lado a los equipos directivos, que además están en tensión".

DEBILIDAD ANTE LOS SINDICATOS

Los directores avisaron al conseller de que estas medidas les coloca en una posición de "absoluta indefensión y extrema debilidad" ante los sindicatos, y criticaron que el departamento no haya pactado antes estas propuestas con los sindicatos o que no "haya decidido liderar con firmeza la reforma".

Según Axia, Educación rehuye afrontar el "verdadero problema", que es plantear cuál es el horario lectivo de los profesores y cómo se debe distribuir su jornada laboral.

Lamentaron que las medidas anti-crisis "sobrecargan la tensión y el trabajo" al que están sometidos estos directivos, con un volumen de trabajo "superior" al de los otros centros docentes.