Educación estudia nuevas formas de financiación para la universidad

La reforma del sistema universitario que el Gobierno quiere poner en marcha buscará nuevas fórmulas de financiación para las universidades españolas, según declaró este jueves la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio.Durante la inauguración de la primera cumbre de rectores España-Chile, Gomendio apuntó que “vamos a analizar qué peso deben tener el Gobierno y las comunidades autónomas, la relación entre instituciones públicas y privadas y el papel de los alumnos y sus familias (a través de las tasas) en el mantenimiento del sistema”.Además, en la reforma se buscarán vías para que, “dentro de las restricciones presupuestarias”, las plantillas de docentes e investigadores puedan incorporar a los jóvenes, agregó.Gomendio se refirió al “rápido aumento de universitarios" (de los 200.000 de 1975 hemos llegado a más de 1,5 millones en la actualidad), lo que ha generado la consiguiente multiplicación de instituciones y de campus.También resaltó su “preocupación ante el debilitamiento del vínculo entre formación universitaria y empleo de calidad”. “este vínculo es cada vez más débil”, un aspecto que incluso se ha puesto de manifiesto en el Foro de Davos, afirmó.Por ello, en la reforma universitaria se abordarán qué nuevas competencias exige el sistema productivo de los estudiantes, las mejores metodologías para conseguirlo y la importancia de las prácticas laborales en su formación.Además, se estudiará cómo compatibilizar “la necesaria autonomía universitaria” con la participación de “sectores externos de la sociedad interesados en la formación de la ciudadanía”.En la inauguración del encuentro participaron también el embajador de Chile, Sergio Romero; el jefe de la división Educación Superior del Ministerio de Educación del país americano, Alberto Vasquez, y el director de Casa de América, Tomás Poveda.La cumbre se prolongará hasta mañana, viernes, y en ella intervendrán rectores de universidades españolas y chilenas, representantes de los ministerios de Educación de ambos países y empresarios de los dos Estados.Según Romero, “las universidades chilenas tienen mucho que conocer y aprender de las españolas” y viceversa, con lo que “de las conversaciones que mantengamos estos dos días resultarán muy beneficiados profesores, estudiantes y todos los ciudadanos de nuestros dos pueblos”.Internacionalización, transferencia de conocimiento, nuevas fórmulas de financiación, impulso a la investigación y desarrollo de MÁsteres y posgrados serán algunos de los puntos que se tratarán durante estas jornadas.