La Generalitat catalana garantiza que seguirá con su estrategia educativa "con la misma firmeza"

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS) El conseller de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, garantizó hoy que continuará con su estrategia educativa "con la misma firmeza" que hasta ahora, aunque hará lo posible para ganar el mayor número de apoyos por parte de los profesores. "Mi determinación es seguir gobernando el cambio en la educación de este país desde mañana con la misma convicción, la misma firmeza y el mismo contenido", aseguró Maragall en respuesta a una interpelación en el Parlament de CiU. El mismo día en que tiene lugar una huelga de profesores, el titular de Educación aseguró que dedicará "los esfuerzos que sean necesarios" para ganar la complicidad de la inmensa mayoría de profesores, "elemento imprescindible para sacar adelante la estrategia que hemos diseñado". Para Maragall, es "natural" que las reformas que el Govern está implementando provoquen "temores e incomprensiones" en un primer momento, pero aseguró que eso no es suficiente motivo para abandonar. El conseller mostró su respeto por los profesores que han acudido a la huelga, pero también por los que no han ido, "que son muchísimos". De todas formas, aseguró que su "primera preocupación" es el alumnado y sus padres, "injustamente afectados". La diputada de CiU Irene Rigau reprochó a Maragall que aplique propuestas basadas en el desconocimiento del sistema educativo, que "ignoran la cultura docente general" y que se basan en la "improvisación", fruto muchas de ellas de "graves contradicciones". "Que el conseller de Educación suspenda en pedagogía es grave", le dijo Rigau, que criticó al Govern por "tirarse a la piscina" sin tener el apoyo de sus socios de Govern y por "correr más de la cuenta y plantear propuestas poco debatidas". La diputada pidió a Maragall un ejercicio de autocrítica, siendo consciente de la dificultad de gobernar, pero subrayando que "es posible hacerlo de otra manera". Rigau reprochó al conseller que la de hoy es la tercera huelga de enseñanza que debe afrontar, y le preguntó por qué hoy "está solo" y no tiene a su lado la compañía del conseller de Innovación, Universidades y Empresa, Josep Huguet. En su turno de réplica, el conseller lamentó que CiU pretenda que el Govern gestione pero no gobierne, que administre pero "no quiera cambiar las cosas". "Usted me dice que mire la piscina y espere a que se llene", señaló. "Pero resulta que la educación no tiene espera", remarcó Maragall, que aseguró que continuará con su estrategia "de cambio, ambiciosa, urgente y concreta, y que tiene contenido en el día a día". Maragall se defendió enumerando medidas puestas en marcha como la regeneración del nuevo concepto de inmersión lingüística, las aulas de acogida, los planes de entorno, la evaluación externa en sexto de Primaria y las ayudas para comprar libros. En definitiva, "una cantidad enorme de evidencias" que demuestran, según él, que el Govern trabaja para desarrollar el Pacto Nacional por la Educación y para aplicar una estrategia de reforma, con un conjunto de líneas de mejora cualitativa "indiscutibles y coherentes". Aun así, Maragall quiso dejar claro que no es lo mismo trabajar en una situación de "estabilidad social", de bienestar más o menos compartido, que hacerlo en una etapa de "cambio social en profundidad" con la llegada de nuevos ciudadanos.