Más de 170 profesores de Almería, Granada y Jaén envían una 'carta abierta' de crítica a sindicatos de enseñanza

ALMERÍA, 5 (EUROPA PRESS)

Un total de 177 docentes de institutos públicos y colegios de las provincias andaluzas de Almería, Granada y Jaén han remitido una 'carta abierta' a los sindicatos de enseñanza en la que piden una reducción "drástica e inmediata" de la representación sindical para reinvertir los medios económicos en actuaciones que repercutan en la calidad del sistema educativo, entre otros aspectos.

La carta, a la que tuvo acceso Europa Press, fue iniciada por un colectivo de profesores del Poniente de Almería --un total de 152 de esta zona la secundan--, quienes han sido los primeros en manifestar su "disconformidad" con las prácticas que los sindicatos de enseñanza y los mayoritarios han adoptado en los último años, ya que consideran que se ha producido un "distanciamiento" entre un amplio sector de docentes y las organizaciones tradicionales que les representan ante la Administración autonómica y central.

En el escrito, los docentes aseguran que están dispuestos a emplear "más y mejor" las nuevas tecnologías para sustituir la "inacción" con la que califican a los sindicatos, a fin de trasladar sus inquietudes y problemas al personal de la Junta en materia de Educación.

Así, también indicaron que están preparados para "unirse en un clamor unánime" por el cambio pedagógico y organizativo que termine con el "modelo de corte asistencial, pesebrista y banalizador del conocimiento", el cual, según ellos, les lleva a crear profesionales "poco cualificados para la rápida inserción en el mundo de la precariedad laboral", en referencia a sus alumnos.

Otros de los aspectos criticados en la epístola que remiten a las organizaciones sindicales son los compromisos normativos alcanzados con la administración pública, los cuales consideran de "cuestionable realización material en las aulas", porque, según consideran, no se tiene en cuenta la "realidad concreta" en los centros de enseñanza a la hora de abarcar toda la normativa existente, lo cual, a juicio del grupo docente, les expone a la "indefensión y a un aluvión de reclamaciones" tanto de padres de alumnos como de escolares.

En este sentido, los firmantes de la carta critican que los sindicatos han aceptado ciertas peticiones de la Administración que repercuten finalmente en que los profesores tengan que abordar informes, pruebas, pruebas extraordinarias, pruebas de evaluación de diagnóstico, encuestas, memorias, planes, programas y proyectos, los cuales deben compaginar con sus clases además de asistir a reuniones, cursos, jornadas y otros eventos fomentados desde la Consejería de Educación, "a instancias de la Consejería de Turismo", ironiza el escrito.

POLÍTICAS DE AHORRO

El escrito remitido a los sindicatos de enseñanza critica la labor desempeñada por éstos a la hora de reivindicar las prioridades de inversión de la Consejería de Educación, la cual considera un "despilfarro" del que los propios sindicatos forman parte. "Las inversiones en equipos informáticos se antepone siempre a muchas otras actuaciones de infraestructuras, o de ratio de alumnado, o de cupo de plantillas, o de oferta de materias optativas en los centros, o de materias opcionales de modalidad, entre otros", indican los firmantes.

Asimismo, los docentes que secundan la carta aseguran que el modelo de centros de enseñanza obligatoria planteado por la Junta de Andalucía es similar al de "institutos-guardería", en el que no se dispone de los medios suficientes y en los que, según dicen, se carece de salón de actos en las últimas construcciones. "¿Se aceptaría igual una universidad sin paraninfo?", preguntan en la carta.

Otra de las críticas realizadas es la imagen que transmiten los sindicatos a la ciudadanía de los profesores, ya que, según dicen, hace que la población los perciba como "funcionarios holgazanes que sólo se movilizan para exigir aumentos de sueldo".