UGT pide que las agresiones a docentes se tipifiquen como atentado a la autoridad, para frenar la violencia en las aulas

TOLEDO, 18 (EUROPA PRESS) UGT va a solicitar a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha (TSJCM), que aplicando la recomendación del Fiscal General del Estado, tipifique como delito de atentado a la autoridad, las agresiones que sufren los docentes en el ejercicio de sus funciones, aunque éstas no lleguen a ser físicas. Así lo anunciaron en rueda de prensa el secretario provincial de FETE-UGT, Miguel Ángel González, y el secretario de Enseñanza Pública de FETE-UGT, Raúl Martín, quienes movidos por la última agresión ocurrida en un centro de de Illescas presentaron hoy una batería de medidas a fin de poner freno al empeoramiento de la convivencia en las aulas de la región, y "para que el ejercicio de la función docente no sea peligroso". Respecto a la agresión, explicaron que sucedió hace casi un mes en el IES Condestable Álvaro de Luna, de Illescas, cuando se desencadenó una pelea entre dos alumnos, uno de ellos con problemas psiquiátricos, en la que tuvo que mediar un profesor, que resultó herido leve, con un esguince en la mano que le produjo la baja. Aunque son muchas las faltas, los insultos, o los ataques a los vehículos de los docentes que no trasciende, según el representante de UGT esta última agresión ha provocado el aumento significativo de la alarma social entre los profesores de la provincia. Por ello, UGT va a promover una serie de medidas iniciales, como que un agresión a un docente se considere delito de atentado a la autoridad, "como lo puede ser una agresión a un policía o a un médico". Las peticiones del sindicato, explicó González, van también dirigidas a la Consejería de Educación y Ciencia, a la que reclaman que se persone como acusación particular en todos los casos en los que los docentes sufran agresiones como consecuencia del ejercicio de sus funciones. Piden también al departamento regional de Educación, la reducción de la ratio alumnos/aula en los centros de Educación Secundaria, "porque es materialmente imposible, y más ahora con la llegada de alumnos de diferentes culturas, que un profesor pueda atender a todos ellos". Según el responsable provincial de FETE UGT en los institutos de hoy, en los que ha cambiado la casuística y el perfil de los alumnos, se necesitan otro tipo de profesionales diferentes a los docentes, como educadores sociales, orientadores , que puedan a atender a los alumnos con problemas graves de conducta, que dificultan la vida escolar. Demandan también instituciones que puedan acoger a alumnos cuya escolarización en centros de enseñanza ordinarios esté técnicamente desaconsejada, así como la implantación de un verdadero plan educativo en valores, que contenga medidas preventivas en este tema. Miguel Ángel González pidió también la participación del Consejo Escolar, para que, como órgano consultivo, medie ante la Consejería y el TSJCM, y les inste a articular acciones que erradiquen la violencia de las aulas; y de la Federación de AMPAS de Castilla-La Mancha, para que se implique en el desarrollo de actividades de educación en valores. Por todo ello, reiteró la necesidad de acometer acciones "antes de que el asunto se vaya de las manos", apostillando que es un tema que preocupa a la propia Consejería de Educación y Ciencia, cuando ha puesto en marcha un Observatorio de la Convivencia Escolar. Mientras, el responsable de enseñanza pública de FETE Toledo, a pesar de reconocer como mantiene la autoridad educativa que los casos graves "se cuentan con los dedos de las manos", insistió en que son muchos las agresiones menores que sufren los docentes, que están provocando que el clima de convivencia se deteriore, y se genere alarma social en el colectivo. Según Martín, resulta muy difícil determinar la autoría de determinadas acciones como la rotura de la luna del coche de un profesor, aunque es evidente que son realizadas por los propios alumnos.