La mayoría de suspensos en el examen de porteros de discoteca no superó el test de personalidad

MADRID, 04 (EUROPA PRESS)

La mayor parte de los porteros de discoteca que se presentaron al examen para obtener el carné que expide la Comunidad de Madrid para regular sus funciones y que suspendieron, no superó el test de personalidad, según apuntó hoy el director de estudios de este organismo, Alberto Albacete Carreño.

Estas declaraciones las realizó Carreño tras acudir a la entrega de los carnés a los porteros que superaron el examen de acreditación en la Academia de Policía Local de la Comunidad de Madrid. De los 2.529 aspirantes a porteros que se presentaron el pasado 14 de marzo al examen para obtenerlo, más de un millar han acudido esta mañana a recogerlo.

Albacete sostuvo que aunque la parte del examen que versaba sobre conocimientos generales era "un test básico" y la mayor parte de los presentados aprobó, el de personalidad ,"donde se intentaba medir que la persona fuera normal", fue donde se encontró el grueso de los suspensos, porque no superaban las prueba de "control de impulso".

Por su parte, los que más dificultades encontraron en la prueba teórica fueron los inmigrantes, que a pesar de que "disponer de un vocabulario" inicialmente "asequible al perfil de los que se presentaban" tuvieron problemas de "entendimiento".

Este fue el caso de Miguel Cuesta, que a pesar de obtener la acreditación, reconoció haber tenido problemas en el test psico-técnico porque no entendía algunas palabras de las preguntas.

Otro de los inmigrantes que fueron a recoger su licencia como portero, Juan Francisco, de República Dominicana, reconoció sentirse "orgulloso de pertenecer a ese grupo cualificado", y recalcó que su labor cambiará al "cien por cien" porque con esta capacitación "las autoridades" les tendrán identificados y si ocurre algo que "se les fuera de las manos" en fracción de segundos se presentarían para ayudarles.

Asimismo, y debido al número más elevado de locales de ocio nocturno en la región que al de carnés expedidos, Francisco subrayó que actualmente le "llueven las ofertas". "Ahora soy quien elige donde trabajar", apuntó

Un joven que afirmó que desde los 18 años quería ser portero sostuvo que alguna de las preguntas eran "risorias" y apostó porque la política de la Consejería de Justicia de la Comunidad de Madrid continúe controlando su profesión para que no vuelvan a ocurrir tragedias como las de Álvaro Ussía.