Polémica por la iniciativa de la Comunidad de premiar a los mejores de la ESO con viajes y dinero

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

La medida lanzada esta semana por el Gobierno regional de premiar a los mejores alumnos de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) con una cuantía económica de 1.000 euros y viajes a Roma y Grecia ha levantado ampollas entre los sindicatos y algunas asociaciones de padres.

Este jueves la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, anunció en la Asamblea que han decidido crear un diploma de aprovechamiento en ESO, una mención honorífica y un premio extraordinario para reconocer el mérito y el esfuerzo de los escolares.

Así, se entregará un diploma de aprovechamiento a los alumnos que al terminar 4º de ESO hayan obtenido una calificación igual o mayor al 6 en la prueba de Lengua y Matemáticas y que, no obstante, aprueben todas las asignaturas de 4º de ESO en junio.

La mención honorífica será para aquellos que tengan una media mayor o igual a 7 en la prueba de 3º de ESO de Lengua y Matemáticas y el resto de las asignaturas aprobadas con una nota igual o superior a 8, mientras que el premio extraordinario de ESO se dará a los 25 mejores alumnos que se presenten a las pruebas anuales con tres ejercicios diferentes.

Para CC.OO. y UGT, estos premios son "ridículos". Así, el secretario de la Federación Madrileña de Enseñanza de CC.OO., Paco García, explicó a Europa Press que este tipo de medidas son "cosméticas" y "de cara a la galería que no tienen traducción real a la mejora del sistema educativo", que en Madrid, a su juicio, está "muy deteriorado".

En su opinión, se trata de "una especie de globo que no sirve para nada" y recordó que los resultados escolares en la Comunidad de Madrid empeoran "año tras año", destacando que los alumnos madrileños están por debajo de la media nacional en tasa de repetidores en sexto de Primaria o en cuarto de ESO.

"Lo que hace falta es un plan pactado con las agentes sociales y toda la comunidad educativa en general para mejorar los resultados porque los premios no dejan de ser medidas de cara a la galería que no tiene resultados en su conjunto", añadió, al tiempo que criticó que los sindicatos están "preocupados" por los malos resultados y por que la Comunidad "no está dispuesta a invertir ni un duro" para arreglar la situación.

Por su parte, el representante de UGT, Eduardo Sabina, señaló a Europa Press que no tiene sentido poner en marcha medidas dentro del sistema educativo que "fomentan la competitividad" y, que por el contario, habría que trabajar para ayudar a los alumnos que más dificultades presentan a la hora de estudiar.

"Premiar a mejores no tiene ni pies ni cabeza", indicó Sabina, quien añadió que la Comunidad de Madrid debería trabajar para conseguir que cuando los alumnos obtengan su título en ESO los objetivos de aprovechamiento escolar se han cubierto. "Lo que tienen que garantizar es que cuando a un chico se le da este titulo es porque haya adquirido unos conocimientos", apostilló.

En relación al premio en cuestión, un viaje a Roma o a Grecia, Sabina señaló que todos los alumnos, ya tengan mejores o peores resultados académicos, "tienen derecho a ir a Roma por el valor cultural que tiene" una visita en este sentido.

"MEDIDA MEDIÁTICA"

La Federación de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado de la Comunidad de Madrid (FAPA) Francisco Giner de los Ríos, aseguró hoy que el hecho de que el Gobierno regional premie a los mejores estudiantes de ESO con viajes no es más que una "medida mediática", y exigió un Plan para lograr el éxito escolar de todo el alumnado.

Su presidente, José Luis Pazos, insistió en que desde la FAPA llevan años demandando a la Comunidad de Madrid y a su Consejería de Educación un Plan para lograr el éxito escolar del alumnado "y no que el Gobierno anuncie premios de este tipo como si fueran de un concurso de televisión".

"No queremos titulares de medios de comunicación", continuó el presidente de la FAPA, quien reiteró que se trata de una medida mediática "que intenta hacer ver que se están haciendo cosas cuando realmente no existe un plan para combatir el fracaso escolar y para ayudar a todo el alumnado, que es lo que debería hacer la Consejería de Educación".