La provincia recauda 6.178.499 euros en 2007 con la asignación del 0,7% del IRPF a la Iglesia

ALICANTE, 27 (EUROPA PRESS)

El ecónomo diocesano, Francisco Martínez, señaló hoy que 234.323 declarantes de la provincia de Alicante marcaron la x a favor de la Iglesia en 2007, un 8,26 por ciento más que en 2006 cuando la marcaron 216.451. En cifras económicas, los declarantes alicantinos contribuyeron con 6.178.499 euros en 2007 a favor de la Iglesia Católica. De ese dinero, lo que ha recibido la Diócesis de Orihuela-Alicante de la Conferencia Episcopal Española fueron 2.037.741 euros en 2008 y 3.153.458 en 2009.

Francisco Martínez señaló estos datos hoy, acompañado por Fernando Rodríguez, Vicario Episcopal y Lucio Arnáiz, Delegado Diocesano de Acción Social y Caritativa, durante una rueda de prensa en la que la Diócesis presentó la Campaña de la Renta 2009 y el estudio 'El empleo en la provincia de alicante a la luz de la doctrina Social de la Iglesia', así como una serie de propuestas operativas que desde la Diócesis se plantean para afrontar la crisis económica.

El dinero destinado a la Diócesis en 2009 por la Conferencia Episcopal Española, que es la encargada de redistribuir el dinero recaudado en todas las provincias atendiendo a criterios de "solidaridad", se dedicará a "hacer frente a las labores de la Iglesia en la Diócesis", que necesitará "de otros cauces de financiación" para salir adelante, como son "las colectas o las suscripciones", señaló Francisco Martínez.

En este sentido, Martínez apuntó que con ese presupuesto se retribuye durante el año a 351 sacerdotes y 23 seglares, y se mantienen 215 parroquias. También se sufraga los gastos de unos 12.000 bautismo, 3.007 confirmaciones, 4.000 bodas, 2.000 unciones de enfermos, 2.000 primeras comuniones, 12.175 defunciones y 164.268 celebraciones de la eucaristía.

También se atiende con esos más de 3 millones de euros a 14 casas para ancianos, enfermos crónicos, inválidos y minusválidos, en las que se atiende a 1.080 personas, a dos centros para víctimas de violencia y ex prostitutas --que acoge a 42 personas--, a un centro de asistencia a emigrantes, refugiados, y prófugos, a un centro de atención a drogadictos y a un centro para mitigar la pobreza, promover el trabajo y atender a jóvenes provenientes de familias desestructuradas.

Con esta dotación la Diócesis tiene que hacer frente a los gastos de los seminarios diocesanos, del Instituto Superior de Ciencias Religiosas, de 51 centros de educación privada y concertada, de 6 sacerdotes en tierras de misión y de 450 empleados en colegios diocesanos dependientes directamente de la diócesis.