Sacerdotes polacos contra San Valentín proponen el "Día de la pureza"

  • Varsovia, 13 feb (EFE).- Sacerdotes polacos se oponen a la forma en la que se celebra actualmente el "Día de los enamorados", y proponen a los jóvenes que renuncien a las tarjetas con corazones y los "I love you", y apuesten por un 14 de febrero diferente y celebren el "Día de la pureza".

Sacerdotes polacos contra San Valentín proponen el "Día de la pureza"

Sacerdotes polacos contra San Valentín proponen el "Día de la pureza"

Varsovia, 13 feb (EFE).- Sacerdotes polacos se oponen a la forma en la que se celebra actualmente el "Día de los enamorados", y proponen a los jóvenes que renuncien a las tarjetas con corazones y los "I love you", y apuesten por un 14 de febrero diferente y celebren el "Día de la pureza".

"Queremos convencer a la gente joven para que opte por el amor verdadero", explicó el religioso Marcin Baran, en declaraciones que recoge hoy el diario "Polska".

Dejar a un lado "San Valentín" y unirse al "Día de la pureza" significa abandonar las visiones comerciales de los sentimientos y apostar sinceramente por otros valores, entre ellos mantener la castidad hasta el matrimonio.

Los autores de esta revolucionaria propuesta son los sacerdotes del santuario de Karolina Kózkówna (sur del país), uno de los más importantes, quienes opinan que el 14 de febrero está dominado por los regalos y los simbolismos vacíos y olvida que el amor es una relación de entrega mutua entre dos personas maduras.

Lo cierto es que el "Día de los enamorados" se celebra con mucha intensidad en Polonia, especialmente tras la caída del comunismo, donde las tarjetas con frases de amor eterno, los globos con forman de corazón y las cajas de bombones se apoderan de la geografía urbana durante toda la jornada.

Frente al consumismo de los sentimientos destaca este santuario, donde los sacerdotes veneran a la beata Karolina Kózkówna (1898-1914), una catequista polaca, mártir de la pureza, cuya fiesta se celebra cada 17 de julio.

En el santuario, además, se puede comprar el famoso anillo de Karolina Kózkowna, símbolo con el que las jovencitas polacas muestran con orgullo su elección por la castidad y la pureza antes del matrimonio.