Manifestación en Irlanda por la gratuidad de la educación universitaria


DUBLÍN|

Miles de estudiantes de toda Irlanda se han manifestado este miércoles en la capital del país, Dublín, para exigir al Gobierno que mantenga la financiación pública de la educación universitaria y retire la iniciativa por la que los estudiantes deberían devolver el préstamo que ofrece el Estado a devolver cuando tengan un trabajo con unos ingresos mínimos.

Los manifestantes, que han contado con el apoyo de decenas de grupos sociales y organizaciones de educación, han recorrido la avenida O'Connell hasta llegar a las inmediaciones de las dependencias de las principales instituciones gubernamentales del país, según ha publicado el diario 'The Irish Times'. La protesta estaba convocada por el Sindicato de Estudiantes de Irlanda (USI, por sus siglas en inglés).

Los cuerpos estudiantiles de las ciudades de Galway, Limerick, Cork, Sligo y Carlow, así como las principales universidades de Irlanda, han contado con una serie de representantes durante la manifestación, que ha girado entorno a la idea del Gobierno de implementar un sistema de préstamos universitarios similar al existente en Reino Unido.

La iniciativa de establecer este nuevo sistema de préstamos, que supone que los estudiantes deben devolver al Estado unos 20.000 euros una vez finalicen los estudios y superen un ingreso mínimo previamente establecido, ha sido criticada por numerosas asociaciones estudiantiles en toda Irlanda.

UN NUEVO SISTEMA DE FINANCIACIÓN

En el informe realizado en julio sobre el Futuro de la Financiación de la Educación Superior en Irlanda, el exlíder del Congreso de Sindicatos de Irlanda, Peter Cassells, exige que el sistema de financiación de la educación superior se lleve a cabo mediante los impuestos generales y no a través de las contribuciones realizadas por los estudiantes.

El documento también incluye un aumento del gasto público destinado a la educación, pero establece un pago de 3.000 euros por estudiante, una medida que podría solucionar los problemas de financiación del Gobierno irlandés, pero que ha sido duramente criticada por los estudiantes.

El USI ha alertado de que un sistema de préstamos basados en los ingresos de los estudiantes crearía una división entre aquellos jóvenes que pueden permitirse pagar una educación superior y aquellos que no pueden hacerlo.

La presidenta del USI, Annie Hoey, ha indicado que la educación pública es un derecho fundamental y ha acusado al Gobierno de "jugar" con las oportunidades de los jóvenes irlandeses. "Hoy somos padres, somos estudiantes y somos profesores. Nos hemos unido porque creemos que la educación debe ser pública", ha aseverado.

"No podemos tener un Gobierno que declara públicamente y con orgullo que las multinacionales acuden a Irlanda para obtener una mano de obra educada y después tener la osadía de no invertir en esa educación", ha añadido Hoey.

"Imagina que te dicen que tienes que pagar por otro servicio público durante 30 años, por ejemplo los servicios sanitarios", ha señalado Hoey, que estima que el número de manifestantes ha ascendido hasta alcanzar las 15.000 personas.