Convivencia Cívica pide al TSJC que exija al Govern cumplir "inmediatamente" la sentencia sobre la casilla del idioma

BARCELONA, 18 (EUROPA PRESS) Convivencia Cívica Catalana ha enviado un escrito al Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC) en el que pide que exija al Govern el cumplimiento "inmediato" de la sentencia, ratificada por el Tribunal Supremo, que obliga a incluir en el impreso de preinscripción escolar una casilla para marcar la lengua habitual de los alumnos. En declaraciones a Europa Press, el presidente de la entidad, Francisco Caja, explicó que después de nueve años ---ya que Convivencia Cívica Catalana presentó el recurso para pedir esta casilla en el 2000-- ven "estupefactos" como para la Generalitat "no existe la ley". La sentencia, ratificada por el Tribunal Supremo, especifica que la Generalitat tiene la obligación de "adoptar las medidas necesarias para que el modelo oficial de preinscripción escolar se pregunte a los padres o tutores de los niños preinscritos en los centros escolares sostenidos por fondos públicos por su lengua habitual, antes del inicio de la matriculación, a fin de poder hacer efectivo su derecho a recibir en su lengua habitual la primera enseñanza", según la organización. El impreso, que se encuentra en la página web de la Conselleria de Educación, pregunta las lenguas que entiende el alumno y se puede marcar o bien el castellano o bien el catalán. En un epígrafe, especifica que los padres que quieran que los alumnos reciban la primera enseñanza en castellano "lo tendrán que solicitar a la dirección del centro en el que resulten admitidos una vez formalizada la matrícula". Caja consideró que este epígrafe no tiene nada que ver con lo que marca la sentencia, puesto que se produce una "injusticia manifiesta", ya que son sólo los castellanohablantes lo que deben especificar que quieren recibir los estudios en su lengua. Defendió que con la incorporación de la casilla los hablantes de ambas lenguas tendrían los mismos medios "de forma igualitaria" y consideró que de lo contrario, lo que se hace es "discriminar". Lamentó que esta actuación "impone coactivamente el catalán", mientras que la organización se mostró favorable al bilingüismo y al respeto por todos los colectivos. Caja calificó de "desamparo" la situación de los ciudadanos ante la actuación de la Generalitat y recordó que las leyes "son iguales para todos". La organización hizo un llamamiento a los ciudadanos para que no toleren el "atropello" de la política lingüística del Govern e instó a los padres a rellenar unos formularios para hacerlos llegar al conseller de Educación, Ernest Maragall, en el que se especifica que su lengua de uso habitual es el castellano y exige la incorporación de la casilla.