El 29,33 por ciento de los alumnos prematriculados en primero Infantil en Navarra estudiarán en euskera

Sortzen critica la "masificación" de los centros con modelo D y exige al Gobierno que ejecute las inversiones "necesarias"

PAMPLONA, 7 (EUROPA PRESS)

El 29,33 por ciento de los escolares navarros prematriculados en primero de Infantil el próximo curso, tanto en colegios públicos como privados, estudiarán en euskera. En total, el 63,05 por ciento de las prematriculaciones se han realizado en centros públicos, de las que el 35,09 por ciento se efectuaron en el modelo D.

Así lo manifestó esta mañana en rueda de prensa el coordinador de Sortzen Ikasbatuaz en Navarra, Nestor Martínez, quien mostró su satisfacción ante el aumento de un tres por ciento, respecto al año pasado, de los alumnos matriculados en modelo D en los centros públicos.

Sin embargo, Martínez criticó que "sigue existiendo un punto negro" en la Enseñanza Secundaria Obligatoria en euskera, que se traduce en "la masificación de los colegios, la falta de aulas, los espacios ilegales, la falta de profesorado y la carencia de cubiertas, entre otros aspectos".

El coordinador de Sortzen, que compareció junto a representantes de las apymas del Roncal, Eunate, Salazar y Garralda, censuró que a partir de la ESO las posibilidades de seguir estudiando en euskera "se reducen sobremanera".

Según expuso, en la Formación Profesional de las 164 asignaturas existentes "sólo cuatro se imparten en euskera", y destacó que en la universidad la única carrera que se puede cursar íntegramente en euskera es magisterio, "y no en todas sus especialidades". Además, criticó que en el resto de estudios superiores la presencia del euskera es "mínima, por no decir inexistente".

En esta línea, rechazó que el alumnado que cursa sus estudios en euskera en la zona 'no vascófona' "ha tenido enormes problemas para cursar los bachilleratos en Pamplona debido a la masificación". Esta situación, explicó Martínez, obliga a los alumnos a matricularse "o en centros de otros modelos o en centros alejados de las paradas del transporte público", lo que convierte la continuación de los estudios en euskera "en una odisea".

Para el responsable de Sortzen, esta situación es "fruto de la falta de planificación", por lo que exigió al departamento de Educación del Gobierno de Navarra que con los datos que se disponen "ejecuten las inversiones totalmente necesarias que hay que hacer para eliminar de una vez por todas estas dificultades".

APYMAS DEL PIRINEO

Por su parte, los representantes de las apymas del Roncal, Eunate, Salazar y Garralda, pusieron de relieve la "problemática" por la que atraviesan los alumnos de esa zona que quieren cursar bachillerato y que deben trasladarse a otras zonas de la Comunidad para poder seguir formándose.

Según explicó la representante de la apyma de Garralda, Koldobike Valencia, los jóvenes de 16-18 años si quieren seguir formándose "están obligados a desplazarse fuera de los valles pirenaicos", lo que conlleva a que sus familias se encuentren en una situación "desfavorecedora" en comparación con el resto.

"Los alumnos tienen que decidir entre desplazarse diariamente al centro de estudios o residir durante la semana en Pamplona, lo que acarrea buscar alojamiento y cuidado o custodia de algún adulto", señaló Valencia, quien destacó que a esto, hay que sumarle el "coste económico que conlleva a las familias" que en algunos casos es "inasumible".

Por este motivo, los representantes de las apymas de la zona pirenaica censuraron que la educación postobligatoria se convierte "prácticamente" en un "bien de consumo" y "no en el ejercicio de un derecho en igualdad de oportunidades".

Ante esta situación, exigen que el departamento de Educación del Ejecutivo foral facilite residencias públicas subvencionadas para el alumnado que quiera seguir estudiando, además de reclamar que se subvencione la totalidad de los gastos de mantenimiento de los centros del Pirineo.