El TSJM confirma la protección sobre el territorio delimitado por la Cerca Histórica de Felipe II

MADRID, 06 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) ha desestimado el recurso contencioso administrativo que la Empresa Gestión y Desarrollo del Noroeste, S.L. interpuso contra el Decreto por el que se declaraba bien de interés cultural en la categoría de territorio histórico, el Real Sitio de San Lorenzo de El Escorial constituido por el ámbito delimitado por la Cerca Histórica de Felipe II.

Entre los codemandados en el recurso se encontraban la Comunidad de Madrid, el Ayuntamiento de El Escorial, la asociación Entorno Escorial, Ecologistas en Acción-CODA y la asociación de Vecinos de Los Arroyos y Navalquejigo.

La Gran Cerca es un muro que, con un perímetro de alrededor de 49 kilómetros de longitud, comprende una superficie de aproximada de 9.885 hectáreas, que se extiende a la casi totalidad de los términos municipales de San Lorenzo de El Escorial y El Escorial y una pequeña parte de Zarzalejo (Machota Alta) y Santa María de la Alameda.

Este perímetro engloba los siguientes bienes culturales: el Monasterio de El Escorial, con sus espacios y edificaciones anexas; las fincas que se anexionaron en el siglo XVI y los conjuntos que lo hicieron en el XVIII; incluyendo, además, otros bienes situados en los núcleos urbanos de San Lorenzo de El Escorial y El Escorial. Por último, se incluyen construcciones auxiliares de abastecimiento de aguas construidas en los siglos XVI y XVIII.

Todo este territorio estaba perfectamente delimitado y protegido por la Cerca, que aún conserva parte de su trazado y constituye el mejor de los soportes posibles para delimitar territorialmente el Real Sitio y favorecer su protección.

La declaración de BIC establece el régimen de protección del bien y su entorno, determinando la compatibilidad de usos, el estado de conservación, los criterios de actuación y la congruencia de las determinaciones urbanísticas vigentes con los criterios de conservación. Esta protección conlleva, por un lado, el intentar evitar la fragmentación del Territorio Histórico en cuanto a usos que se deriven del planeamiento urbanístico, prevaleciendo su unidad y coherencia, así como permitir que las actuaciones que se realicen en dicho territorio, vayan encaminadas a la protección de la unidad paisajística y mantenimiento del modelo urbano original de la ciudad, concentrada alrededor del Monasterio.

La organizacón Entorno Escorial se ha congratulado de esta sentencia judicial y ha solicitado a Patrimonio Nacional que señalice la Gran Cerca que es una gran desconocida, incluso por ciudadanos que la tienen de linde de sus propiedades, y la proteja del abandono y de actos vandálicos como pintadas.