La Mesa Nacional de la Universidad Pública se convierte en un espacio de diálogo 'on line'

Los alumnos que no adapten sus enseñanzas al plan tendrán dos convocatorias extra de examen y no deberán acreditar el conocimiento del inglés BARCELONA, 24 (EUROPA PRESS) La Mesa Nacional de la Universidad Pública creada por la Conselleria de Innovación, Universidades y Empresa de la Generalitat para discutir con los estudiantes la adaptación al Plan de Bolonia se ha convertido en una mesa de diálogo 'on line' restringida a los miembros invitados. Según confirmaron fuentes del Comisionado de Universidades e Investigación a Europa Press, hoy se celebró el segundo encuentro, marcado por este cambio de formato, y centrado en la transformación de las licenciaturas a grados adapatados al Plan de Bolonia. En una carta de la comisionada de Universidades e Investigación, Blanca Palmada, a los participantes de la mesa --todas las asociaciones de estudiantes y sindicatos--, argumentó que esta nueva modalidad de diálogo "permitirá alcanzar acuerdos concretos". En este funcionamiento, la comisionada propuso un texto de partida para las discusiones en el que se asumen diez compromisos por parte de las universidades públicas, entre los que está la centralización de la información sobre Bolonia en un solo espacio web. Sin embargo, el Govern tratará de ofrecer información personalizada sobre las implicacioones de adptar un expediente concreto a Bolonia. En primer lugar, garantizó a los estudiantes que se cambien de plan, que podrán hacerlo de forma que su expediente refleje al máximo su formación previa, respetando sus cualificaciones y sin ningún coste. Según esta carta de compromisos, los estudiantes que se mantengan en planes no adaptados tendrán dos convocatorias extraordinarias de examen, adicionales a las cuatro ordinarias que tienen como derecho. También se suspenderán las restricciones que se establecen para asignaturas de planes no adaptados para facilitar la finalización de los estudios. A los alumnos de enseñanzas no adaptadas al Plan de Bolonia no les será exigible el conocimiento suficiente de una tercera lengua --normalmente el inglés--, condición que sí deberán acreditar todos los estudiantes de grado.