Treinta nombres optan al Premio Menéndez Pelayo, que la UIMP desea que mantenga su concepción tras la muerte de Ferrer

Ordóñez apuesta por "prepararse para no volver a caer" en crisis como la actual, derivada de un modelo productivo "no muy correcto"

SANTANDER, 17 (EUROPA PRESS)

Alrededor de una treintena de candidatos optan este año al Premio Internacional Menéndez Pelayo, marcado en esta edición por la reciente muerte de su creador, el publicista, escritor y académico Eulalio Ferrer. La Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) está a la espera de lo que indique la familia para la constitución del jurado --en el que se debería nombrar un sustituto de Ferrer--, ya que el fallo tendrá que estar resuelto para finales de mes.

A la espera de saber lo que sucede con el jurado, lo que tiene claro la UIMP es que su deseo es que el premio mantenga su concepción actual, que "siga como es", según ha asegurado el rector, Salvador Ordóñez, en una entrevista en RNE recogida por Europa Press.

Según recordó, el verano pasado se reunió en más de una ocasión con Eulalio Ferrer y éste le comentó "algunas cuestiones" sobre lo que quería que fuera el futuro del premio. Y lo que le gustaría a Ordóñez es que el galardón siga premiando y reconociendo a personas que han realizado "una contribución de tipo erudito", que respondan al "perfil" de persona "que toca todos los campos del saber y despunta en todos" y, en definitiva, que sigan la línea de lo que fue Marcelino Menéndez Pelayo.

Pero éste no será el único premio que se entregará este verano en las aulas de la UIMP en la Magdalena, donde también se otorgará el Premio La Barraca y alguno "nuevo" que el rector no avanzó. Además, se barajan dos o tres personas que podrían recibir el Doctorado Honoris Causa de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que el verano pasado se concedió a la soprano Montserrat Caballé.

Los cursos de este verano comenzarán el 15 de junio y serán, en opinión de Ordóñez, los mejores de la historia de la UIMP, superando los del año pasado. Pero todavía no se ha cerrado quién se encargará de la lección de la jornada inaugural. "Es uno de los secretos mejor guardados", bromeó el rector, quien explicó que "no es fácil buscar un perfil" y se sigue buscando candidatos.

Reconoció que hay temas interesantes, como el de la crisis económica, pero también recordó que estamos en el año de la creatividad y la innovación en Europa y, en este sentido, también consideró que se pueden buscar ideas para salir de la crisis desde la innovación y la creatividad.

LA CRISIS, EJE DE LOS DEBATES

La crisis será precisamente tema recurrente en muchos de los cursos de este verano, lo cual no es de extrañar porque los encuentros económicos y financieros están "muy consolidados" en la programación de la UIMP y "algunos, incluso, tienen una cierta tradición". Además, la crisis es lo que afecta más a los ciudadanos en este momento, agregó.

En este sentido, Ordóñez aunque admite que no es "optimista del todo", cree que "saldremos pronto" de la crisis, pero para ello subrayó que lo que hay que hacer es "prepararse". "Y ahí es donde estamos los universitarios, para que no volvamos a caer en el mismo tipo de crisis derivadas de un sistema productivo que no es muy correcto, como se podría haber visto antes, porque estaba bastante claro", apuntó.

Pese a todo, aseguró que "en tiempos de incertidumbre" como los actuales "la cuestión de ser optimista es un problema de moralidad pública".

PONENTES, INVITADOS Y EFEMERIDES

En cuanto a los nombres que pasarán por la Magdalena, el rector aseguró que volverá a invitar al presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Hace dos veranos ya le invitó, con motivo de su primer verano al frente de la universidad; y el pasado año lo hizo de nuevo, por el 75 aniversario de la institución académica.

Sin embargo, en ninguna de esas ocasiones se sustanció la visita, porque el presidente tiene una agenda "apretada" y es complicado. Este año se reiterará la invitación, y "si se dan las circunstancias, a lo mejor tendremos ocasión de verlo", afirmó Ordóñez.

Respecto a los ponentes, reconoció que con los precios y costes públicos es "difícil" traer a la UIMP a personas de mucho prestigio, pero aun con todo vienen algunas, "muchas veces" porque esos ponentes "son generosos" con la universidad.

Además no siempre es sólo un problema de dinero, sino también de agenda, a lo que se une que el mes de agosto, en el que la UIMP mantiene su actividad, muchas personas aprovechan para intentar tomarse unas pequeñas vacaciones. En cualquier caso, resaltó que siempre se intenta mantener la "tensión" informativa y cultural, que es "uno de los indicadores" de la universidad.

CAMPUS DE LAS LLAMAS

Al margen de lo que es la actividad académica, el rector se refirió también al proyecto Campus de Excelencia Internacional para el campus de Las Llamas. Según dijo, 128 gabinetes de arquitectura han presentado proyectos y esperan sacar muchas ideas. Les ha llamado la atención la aceptación y "lo atractivo" que ha resultado el proyecto para los profesionales de la arquitectura.

Para el rector, "lo importante es que la idea va a tener una base buena y, a partir de ahí, se abre un debate sobre cómo tiene que ser esa universidad de excelencia" que se quiere para el futuro.