Los 81 Ohio españoles: de Aragón a Extremadura pasando por Canarias

  • Pequeños municipios españoles clavan lo que pasará en las generales a nivel nacional.

  • En estas elecciones se pondrá fin al bipartidismo con la entrada de los emergentes.

Los candidatos a la Presidencia del Gobierno descansarán lo máximo posible en la jornada de reflexión

Los candidatos a la Presidencia del Gobierno descansarán lo máximo posible en la jornada de reflexión

El estado de Ohio, al oeste de Pensilvania, es desde hace más de cincuenta años el banco de experimentos de las presidenciales estadounidenses. Quien gana en Ohio llega a la Casa Blanca. Así lleva sucediendo desde 1962. En España, hasta ahora, ha habido hasta 81 ohios repartidos por todo el país.

En Estados Unidos lo llaman "swing state" o "estado voluble". En España se habla de "pueblos faro" o "localidades oráculos". Son municipios que clavaron el resultado de las generales. Quien ganaba ahí ganaba más tarde en el Congreso de los Diputados.

Los líderes lo sabían y analizaban al detalle lo que ocurría en estos municipios que, en algunos casos, ni siquiera superaban los 1.000 habitantes.

De Galicia a Aragón pasando por Extremadura

Uno de los Ohio españoles es Betanzos, en A Coruña. Con 13.000 habitantes, el municipio ha precedido durante casi veinte años lo que iba a ocurrir en las elecciones generales. Es una "ciudad matemáticamente perfecta", una "middletown", como se conoce en el argot político estadounidense.

Fue Alfonso Guerra quien primero se fijó en Betanzos. Estudiaba los resultados allí para luego trasladarlo a nivel nacional. Y el municipio clavó el resultado de las generales en 1977, 1979, 1982, 1986, 1989, 1993, 1996 y 2000. Pero falló en 2004.

Almendralejo también fue "pueblo oráculo". Acertó con los resultados de las generales durante nueve legislaturas. Pero en 2008 también falló.

Otros pequeños Ohio en España son Robres, Jaca, Pastriz, Zuera, Luna, Calanda, Paracuellos de Jiloca, Villaquilambre, Cistierna, Coca, Cogollos, Ponferrada, Plasencia, Arteixo, Arucas (en Canarias)...

Hasta estas elecciones, ha sido Aragón quien ha clavado lo que después iba a ocurrir en las generales. Los datos hablan por sí solos: en 2011, PP y PAR (Partido Aragonés) lograron el 52,8% de los votos y en España ganó por mayoría el PP. Cuatro años antes, el pequeño municipio de Robres (de 660 habitantes) casi clavó los resultado que logró Zapatero (43% de los votos) y lo mismo ocurrió cuatro años antes, en 2004.

Aragón cuenta con hasta 34 "pueblos faro", según se recoge en 'Aragón es nuestro Ohio', un libro que ha coordinado José Fernández Albertos. Allí se refleja una realidad que coincide con la española, con PP y PSOE como hegemónico y formaciones de ámbito regional, PAR y CHA, con un papel importante.