427 que conecta Huércanos con la Autovía del Camino

LOGROÑO, 25 (EUROPA PRESS)

Un total de siete empresas han presentado ofertas para optar a la adjudicación de las obras de ensanche y mejora de la carretera LR-427, que conecta Huércanos con la Autovía del Camino (A-12) y con la antigua N-120, cuya inversión asciende a 648.232,19 euros (con IVA incluido).

El listado de las compañías que se presentan y que tienen un plazo de ejecución de seis meses para ejecutar las obras es: Lázaro Conextran S.L., Riojana de Asfaltos S.A., Ismael Andrés S.A., Eurocontratas S.A., Azysa Obras y Proyectos, S.L., Tebycon S.A. y Victoriano Vicente Calvo. El objetivo de esta actuación es mejorar el principal acceso a la localidad para el tráfico procedente y con destino a la A-12. Con esta obra, sumada a la mejora de la travesía de la Huércanos, el Gobierno de La Rioja completa una inversión superior a los dos millones de euros en la localidad.

Para mejorar los accesos a Huércanos se procederá a ampliar el ancho de la carretera, que pasará de 5 a 8,5 metros. La calzada contará con sendos carriles de 3,5 metros de ancho, con arcenes de medio metro y berma de 0,25 metros. Además, se mejorarán los puntos de escasa visibilidad, como consecuencia de la existencia de rasantes y drenajes (para dar continuidad a las cunetas se ha previsto la elevación de pasos salvacunetas en los entronques de los caminos públicos con los ramales), y se colocarán barreras de seguridad en los terraplenes que superen los tres metros de altura.

El trazado de la carretera se mantendrá inalterado aunque entre los puntos kilométricos 0,360 y 0,700 se llevará a cabo una mínima modificación, con la realización de un carril central de espera, conservando una plataforma con una anchura suficiente en previsión de construir carriles de aceleración y desaceleración. En este tramo, el ancho de la calzada se ampliará hasta los 15,5 metros. Por último, entre Alesón y la A-12, como consecuencia de la superposición de la carretera y el Camino de Santiago en un tramo de 70 metros, se construirá un camino paralelo a la nueva traza con el objetivo de separar el tráfico rodado y el flujo de peregrinos.