433 en vía rápida

HUELVA, 30 (EUROPA PRESS)

Más de 2.000 personas, según la organización que promueve la movilización, se han manifestado hoy por las calles del casco urbano de Cortegana (Huelva) en contra del proyecto impulsado por el Ministerio de Fomento para transformar en vía rápida el actual trazado de la carretera nacional N-433 entre Venta del Alto (Sevilla) a El Rosal de la Frontera (Huelva), en la frontera con Portugal.

El portavoz de la Plataforma Corticata, creada en este municipio, José María Romero, explicó a Europa Press que la movilización "ha sido un éxito" gracias a la participación de unas 2.000 personas en torno a la convocatoria de los diversos colectivos de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, que se posicionan en contra de la construcción de una nueva infraestructura dadas sus posibles repercusiones en materia de medio ambiente.

Romero explicó que estos colectivos estarían "dispuestos a negociar" un "acondicionamiento" de la carretera, pero no la creación de una vía de gran capacidad, porque la infraestructura actual "da un magnífico servicio" y "asume perfectamente los flujos circulatorios" de esta zona. Así, consideró innecesaria la construcción de una nueva infraestructura y anunció nuevas movilizaciones, porque "la lucha sigue".

Juan Romero, portavoz de Ecologistas en Acción, dijo de su lado que el proyecto "debe ser paralizado" o "aparcado" para que las partes negocien un "acondicionamiento" de este tramo de la N-433 para evitar "el impacto ambiental" de las actuaciones proyectadas por el Ministerio de Fomento.

El secretario general del PP de Huelva, David Toscano, explicó por su parte a Europa Press que el proyecto "no va atraer nada beneficioso para la Sierra" e incluso "cortará en dos el parque natural", por lo que recordó que el PP apuesta por la instalación de una autovía "al sur" del parque natural para evitar afecciones al medio ambiente.

El pasado 28 de marzo, unas 2.000 personas, según los convocantes, procedentes de diversos colectivos se manifestaron también en Aracena contra este proyecto, alegando que con esta nueva infraestructura "se tira por la borda" la protección especial de parque natural, de manera que se producirá "un derroche de dinero público cuando se trata de un espacio protegido".