531, entre Pontevedra y Vilagarcía

Suspende temporalmente también las expropiaciones en el enlace de Curro Pequeno y los pagos de los depósitos previos del proceso

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 24 (EUROPA PRESS)

El Gobierno gallego ha paralizado temporalmente el proceso expropiatorio de los terrenos que afectan a la construcción del enlace de Curro, en el trazado de la nueva autovía Curro-Baión, que conectará las localidades de Pontevedra y Vilagarcía de Arousa.

Esta medida responde al objetivo de la Xunta de llevar a cabo un reestudio del diseño del enlace para analizar una posible minimización del impacto del actual trazado sobre los polígonos industriales proyectados en el entorno.

En ese enlace confluyen las autovías que van a Sanxenxo y Vilagarcía de Arousa, la AP-9 y la carretera PO-531, que une la capital provincial y la localidad vilagarciana.

La decisión es la primera determinación de la nueva Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, que dirige Agustín Hernández, y conlleva la suspensión temporal de la convocatoria de pago de los depósitos previos del proceso expropiatorio.

Paralelamente, la consellería paralizó temporalmente también el proceso expropiatorio de los terrenos afectados por la construcción del enlace de Curro Pequeno, en la carretera PO-531, para analizar las posibilidades de mejora del diseño.

RESOLVER PUNTO CONFLICTIVO

La construcción de este último enlace, en el término municipal de Barro, pretende resolver un punto conflictivo para la seguridad vial de la circulación, ya que el intenso tráfico de la carretera, unido a los numerosos giros a la izquierda que se producen en el tramo de la antigua C-531, se realizan en "condiciones de visibilidad muy comprometidas".

El enlace de Curro Pequeno consistirá en la modificación de la intersección a nivel para convertirla en una glorieta a distinto nivel, mediante la depresión del tronco de la carretera PO-531 y la construcción de una glorieta superior que permita el tránsito de vehículos de todas las direcciones y mejore el tránsito peatonal entre las dos partes de la parroquia de Curro.

La Xunta decidió paralizar el pago de los depósitos previos del proceso expropiatorio para analizar una posible modificación del diseño que minimice el impacto sobre los bienes y derechos afectados.