68

PAMPLONA, 11 (EUROPA PRESS) La Policía Foral localizó el pasado viernes en la AP-68 (Autopista Vasco-Aragonesa) un total de 17 vehículos que tenían instalados dispositivos anti-radar para eludir de los controles de velocidad.

Además, durante el control programado en esta vía rápida, en la que con frecuencia se infringe gravemente la normativa, los agentes interpusieron otras 283 denuncias por exceso de velocidad y otras 13 por otros conceptos relacionados con el reglamento general de circulación. Igualmente, la Policía Foral detuvo a una conductora novel por conducir a casi 180 kilómetros por hora, cuando por su condición no debía superar los 80 kilómetros por hora.

El control de velocidad, que contó con la participación de 30 agentes, se desarrolló entre las 9 y las 19 horas. La Policía Foral contaba con un dispositivo experimental de localización de las ondas que emiten los detectores de sistemas de radar, informó el Gobierno de Navarra en un comunicado.

La mera activación del detector policial no implica la interposición de una denuncia, ya que los agentes deben localizar el aparato ilegal, con frecuencia escondido en el vehículo. Los agentes pudieron detectar 17 aparatos, todos instalados en vehículos de alta gama.

Los conductores se enfrentan a una sanción administrativa de 150 euros y a la retirada de 2 puntos del carné de conducir. El Gobierno de España remitió recientemente al Congreso de los Diputados un proyecto de ley para endurecer su colocación. También se estudia multar a los talleres que instalan los aparatos en espacios del vehículo de difícil acceso, para eludir la localización por parte de los agentes de Tráfico. Hasta ahora, sólo las policías autonómicas del País Vasco, Cataluña y Navarra están realizando estos controles específicos.