El ministro Catalá queda señalado por Rajoy en la semana negra del PP


  • El ministro de Justicia recibe duras críticas en el Gobierno por no haber podido frenar la citación de Rajoy como testigo en el caso Gürtel.

  • Lo que peor ha sentado al presidente del Gobierno es que Catalá no haya evitado la resolución judicial en plena recuperación económica.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d) y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante el pleno del Congreso de los Diputados.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy (d) y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, durante el pleno del Congreso de los Diputados. EFE

La semana de Pasión que ha vivido el Partido Popular ha dejado varios damnificados. Mariano Rajoy citado como testigo en Gürtel, Ignacio González detenido y Esperanza Aguirre al borde de las lágrimas son las caras visibles tras cinco días de viacrucis judicial que ha provocado un terremoto en Moncloa y Génova. Pero hay un nombre que no se ha citado hasta ahora y que ha quedado seriamente tocado en el Gobierno por lo ocurrido: el ministro de Justicia, Rafael Catalá Polo.

Catalá ha sido hasta ahora uno de los miembros del Consejo de Ministros mejor valorados por Rajoy y su equipo más cercano de colaboradores. Encuadrado en el entorno del G-8, el grupo de ministros en el que también se encontraban Jorge Fernández Díaz o José Manuel García-Margallo, se hizo con las riendas de Justicia en septiembre de 2014 tras la renuncia de Alberto Ruiz-Gallardón por la ley del aborto. En sus primeros meses en el Ministerio consiguió apaciguar la judicatura y ganarse el respeto de sus compañeros sin provocar o ser protagonista de ningún escándalo sonado.

Esta semana, sin embargo, la caja de truenos se ha desatado contra él. Fuentes cercanas al presidente del Gobierno explican que el malestar con su ministro de Justicia ha alcanzado al propio Rajoy. "Tiene un buen cabreo con él", indica a Lainformacion.com un miembro del equipo presidencial, sensación que es compartida por la gran mayoría del equipo que trabaja en Moncloa.

Son varios los motivos que han llevado a Rajoy a sentirse molesto con Catalá. En primer lugar, y principalmente, nadie se explica en Moncloa cómo el ministro de Justicia no pudo frenar la citación del jefe del Ejecutivo como testigo en Gürtel. "Es algo insólito", afirman. Efectivamente, es la primera vez que un presidente del Gobierno en ejercicio declarará en sede judicial, ya que Felipe González lo hizo ante el Tribunal Supremo tras haber dejado el cargo. "¿Cómo se le ha podido escapar eso?", se preguntan en el gabinete.

"¿Cómo se le ha podido escapar?", se preguntan en Moncloa

En el entorno de Rajoy hay la sensación de que Catalá controla poco los órganos judiciales y que hay cuestiones que afectan al Gobierno que no tiene amarradas como debería, aseguran con cierta molestia. Creen, por tanto, que el ministro de Justicia debería haber hecho todo lo posible, sin intervenir en el normal funcionamiento de los tribunales, para que la citación de Rajoy no se produjera o, al menos, que no tuviera lugar en este momento.

Lo que peor ha sentado a Rajoy y a su equipo en Moncloa es el tiempo en el que se ha producido la noticia. El presidente tendrá que acudir a la Audiencia Nacional en un momento en el que su mayor preocupación es la recuperación económica. Con una agenda internacional amplia, que comenzará estos días en Brasil, y la próxima fotografía con Donald Trump, su declaración en el juzgado será un mazazo para la imagen internacional del país. En Moncloa ya imaginan titulares negativos sobre ese instante tanto en la prensa nacional como extranjera. Bien es cierto que sobre Rajoy no pesa ninguna acusación, pero la imagen internacional de España va a quedar tocada por ese momento, creen.

Catalá asegura que todos los ministerios preparan ya la nómina con la recuperación de la paga extra Catalá asegura que todos los ministerios preparan ya la nómina con la recuperación de la paga extra

Catalá asegura que todos los ministerios preparan ya la nómina con la recuperación de la paga extra MADRID | EUROPA PRESS

Nadie en el entorno de Rajoy se esperaba una citación judicial justo el día después de la vuelta de las vacaciones de una Semana Santa tranquila en la que el presidente pudo descansar en Galicia y dio vía libre a sus ministros para que descansaran. No obstante, el ministro de Justicia no es el único señalado y fuentes de Moncloa apuntan también al presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes. Dicen que él tampoco hizo nada para impedir que el juez José Ricardo de Prada convenciera a Julio de Diego para decidir la citación en contra del criterio de Ángel Hurtado, presidente del tribunal de Gürtel.

En el entorno de Rajoy no olvidan, por cierto, que el pasado mes de marzo el ministro Catalá se desplazó hasta la estación de esquí de Baqueira para acudir al 50º cumpleaños del empresario Manuel Torreblanca, condenado en 2015 por siete delitos contra la Hacienda Pública. En Presidencia consideran que el titular de Justicia no debería haber estado en esa celebración.