ÚLTIMA HORA DE LOS ATENTADOS: Interior mantiene la alerta terrorista en el nivel 4 para evitar sacar a los militares a la calle

El Gobierno insiste en que no se puede negociar un referéndum porque es ilegal


El Gobierno insiste en que no se puede negociar un referéndum porque es ilegal

El Gobierno insiste en que no se puede negociar un referéndum porque es ilegal

El Gobierno lo tiene claro: un referéndum negociado es imposible en España.No es una cuestión de voluntad política, sino de legalidad.

Así se ha pronunciado el Ejecutivo ante el articulo publicado en el diario El Pais por Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, en los que piden un referéndum de independencia acordado, como el de Escocia.

Además, según publica La Vanguardia, los populares lamentan también que los partidos independentistas insistan en un referéndum que no se va a poder celebrar y dejen desatendidos los problemas de los catalanes. “El Gobierno lamenta que los partidos independentistas de Cataluña insistan en demandar un referéndum de autodeterminación que no se puede negociar porque es radicalmente contrario a la Constitución y a la soberanía nacional”, aseguran fuentes gubernamentales citadas por el diario.

Por ello, el Gobierno se habría fijado como uno de los ejes de la legislatura atender las prioridades de los catalanes y mantener un diálogo constante con el conjunto de la sociedad catalana.

"Rajoy siempre ha estado dispuesto al diálogo dentro de los márgenes de la ley. Pero ni el Gobierno ni el Parlamento pueden negociar sobre lo que no les pertenece. La soberanía nacional corresponde al conjunto de los españoles. Esa es la principal diferencia con el caso escocés que ponen de ejemplo”, aseguran

Por último, desde el Gobierno se cree que la propuesta es una estrategia para poder explotar el victimismo, porque “sorprende que los dirigentes independentistas pidan diálogo al Gobierno de España cuando han hecho de la falta de diálogo y de la imposición la tónica general de su gestión en Cataluña, hurtando el debate a los partidos de oposición e ignorando la pluralidad de la sociedad catalana”, subrayan.