El número dos de Interior y la oposición, a dentellada limpia por el caso Lezo


  • El secretario de Estado de Seguridad quita relevancia a su reunión el 8 de marzo con Pablo González y amenaza con acciones legales a quien le vincule con corrupción.

  • Asegura que su encuentro con Pablo González fue una conversación para saludarse, que estaba en la agenda y que fue a la vista de todos. 

Nieto dice que su reunión con Pablo González estaba agendada y fue a saludar

Nieto dice que su reunión con Pablo González estaba agendada y fue a saludar

A cara de perro. Así ha sido la comparecencia de secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, para dar cuenta en la comisión de Interior del Congreso de los detalles de su reunión el 8 de marzo con Pablo González, en prisión por el caso Lezo al igual que su hermano Ignacio, expresidente de la Comunidad de Madrid. 

Tras los SMS de Catalá, los líos y rebeliones en la fiscalía, las controvertidas posiciones de Moix, fiscal anticorrupción, el foco está ahora en el número dos de Interior, y su reunión con el hermano de Ignacio González.

"No somos bestias salvajes, no nos tratemos como si lo fuéramos", ha señalado el número dos de Interior, que ha acabado su comparecencia preguntando ¿Qué les digo yo ahora a mis hijos? Para que España sea una democracia limpia, para hacer acusaciones deberíamos acreditar alguna prueba. No han demostrado que yo haya hecho nada ilegal ni malo, ojalá no hubiera tenido esa reunión, pero no saben lo que me alegro de haber solicitado esta comparecencia",  dijo el número dos de Interior.   

Nieto, visiblemente molesto, tenso y enfadado, protagonizó una dura comparecencia en la que  se quejó de estar siendo víctima de una “cacería” sin fundamento y de un “linchamiento político”. "Estamos hablando de una reunión que duró 15 minutos y en la que no se habló de la ‘operación Lezo’, ya que yo no tenía conocimiento de la misma".

Rufián: "Usted se hace la rubia"

La oposición no estuvo menos agresiva y le acusó de tener un compadreo con la corrupción, le pidió su dimisión e inclusoRufián le calificó como una rubia que se hace la tonta, pero es más lista que un ocho, aunque le han pillado con el carrito del helado. 

Nieto expresó que no sabe "de qué se me acusa. ¿De ordenar mal mi agenda? ¿De recibir a un alto directivo de una empresa pública? ¿De ser de provincia? Les ruego que sean claros", confesó en su comparecencia.

El secretario de Seguridad aseguró que las informaciones que se han publicado en los últimos días distan de la realidad, por lo que decidió hablar públicamente "con el ánimo de "disipar la polvareda, un asunto manoseado y tergiversado".

"La reunión tuvo lugar en mi despacho, a la vista de todos y estaba prevista en la agenda", ha señalado Nieto que considera que  "nada se ha ocultado" y "nadie se ha escondido". Solo habló, según sus palabras, de la seguridad de los mercados. 

"La reunión comienza pasadas las 9.40 minutos tras una llamada a la que estoy atendiendo. Pablo González me manifiesta que quería saludarme tras dos años sin vernos, desde las elecciones municipales de 2015. Nos conocimos en 2012 en un evento de una empresa cuyo accionariado era el 51% del ayuntamiento de Córdoba y el 49% de Mercasa. Él era el presidente. Me manifiesta que quería felicitarme pero le fue imposible por no tener mi teléfono. Me preguntó por mi nueva etapa profesional y su intención en mejorar sistemas de seguridad en sus sociedad".

González le dijo "estaríamos encantados de asesorarles. Le pregunté por unos proyectos de Mercasa con el ayuntamiento de Córdoba presentados en fecha reciente. Me dijo que había negociación con el ayuntamiento y socios privados. A las 9.55 avisaron que era la hora tope para ir a la comisión que tenía y nos despedimos manifestándome que quería tener una reunión más extensa. Ahí terminó la reunión".

Nieto ha defendido, ante las críticas recibidas por toda la oposición al respecto, que el juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco, los fiscales y los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil actuaron con "libertad" e "independencia" a partir de una denuncia de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.

"Jamás hubo injerencias", ha continuado el 'número dos' de Interior, que ha pedido que se espere a la decisión del juez instructor antes de seguir lanzando acusaciones "de un sumario supuestamente secreto". "No somos bestias salvajes, no nos tratemos como si lo fuéramos", ha pedido a los diputados de la oposición.

"Emprenderé acciones si se relaciona con Mercasa"

El secretario de Estado de Seguridad también ha defendido que "nunca en su vida" ha tenido ninguna conversación con el expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, actualmente en prisión en el marco de la 'operación Lezo', y ha anunciado acciones legales contra quien le vincule con la corrupción en Mercasa.

"Nunca en mi vida he tenido una conversación con el señor Ignacio González, no lo he conocido en mi vida", ha comentado ante los diputados de la Comisión de Interior para dar cuenta de su reunión el 8 de marzo con Pablo González, hermano del expresidente madrileño. Según el 'número dos' de Interior, se ha recurrido a fragmentos del sumario y "supuestas filtraciones" para someterle a un "linchamiento político", "una cacería" y "un calvario".

Nieto ha recurrido a una información aparecida en un medio digital para citar un titular en el que se decía que el PSOE estaba "escarbando" en los negocios del hoy secretario de Estado con Mercasa durante su etapa como alcalde de Córdoba. "En este tema sí voy a iniciar acciones legales de inmediato. No tengo negocios con nadie y, especialmente, con el señor González", ha dicho.

Nieto sacó la foto de Maduro con la estelada

El secretario de Estado ha pedido respeto al secreto del sumario y ha recurrido a una foto reciente del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, con una bandera independentista catalana para recordar que es allí donde "el Gobierno da instrucciones" para perseguir a rivales políticos. Al portavoz del PSOE, Antonio Trevín, le ha recordado una cita del exministro Alfredo Pérez Rubalcaba para afearle que su grupo cuestione ahora la independencia judicial.

PSOE: "Usted ha compadreado con la corrupción"

El portavoz de Interior del PSOE en el Congreso, Antonio Trevín, atacó también con dureza al secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, para el que pidió la dimisión por el “compadreo” con la corrupción que considera supone su reunión del pasado 8 de marzo con Pablo González, encarcelado por la ‘operación Lezo’.

Trevín sostuvo que el secretario de Estado está “bajo sospecha” y no es aceptable que diga que no conocía la ‘operación Lezo’, puesto que las Fuerzas de Seguridad del Estado facilitan a sus superiores “semanalmente” información sobre los casos abiertos que afectan a personas relevantes.

Por este motivo, el representante del PSOE atribuyó la reunión de Nieto a un intento de “salvar al soldado González”, en referencia al expresidente madrileño, algo que el primer partido de la oposición considera también intentó hacer el PP con su extesorero Luis Bárcenas.

C's: "El PP tiene mochilas de corrupción"

Miguel Gutiérrez, de Ciudadanos, mostró el malestar de su partido por este nuevo caso, acusándole de "cometer una torpeza política", tachando la situación actual de "estado de impunidad permanente" que le habría permitido reunirse con González "por cualquier cosa". "Las responsabilidad políticas existen y usted es responsable de con quién se ve", para finalizar con una sentencia clara: "El PP tiene las mochilas muy llenas de corrupción".

PP: "Nadie ha aportado pruebas"

El PP, por su parte, salió en defensa del secretario de Estado, asegurando que "por cuatro datos que se tienen" no se puede castigar a alguien que se reunió con otra persona "que no sabía que iba a ser investigada". Por ello, asegura que no comprende que Nieto quede señalado al no haberse "aportado pruebas", al entender que "no se puede poner bajo sospecha" a alguien si no existe ningún tipo de señal que confirme su implicación en un caso de corrupción.