Los Mossos investigan si el imán de Ripoll era el cerebro de la célula yihadista


  • El imán, de 45 años de edad, es un salafista radical y, por edad y perfil, podría haber actuado de líder del grupo terrorista, formado por 12 personas.

  • Los agentes tratan de determinar si la llegada del imán a Ripoll pudo coincidir con el proceso de radicalización de los miembros de la célula radicados en esta localidad.

  • Te interesa leer: Los dos ‘ángeles de Las Ramblas' que salvaron en silencio decenas de vidas

Mossos registran la casa del imán de Ripoll buscando pistas de los atentados

Mossos registran la casa del imán de Ripoll buscando pistas de los atentados

Los Mossos investigan si el último imán de Ripoll (Girona), Abdelbaki Es Satty, cuyo domicilio ha sido registrado este sábado de madrugada, era el líder del grupo de los yihadistas en los atentados de Barcelona y Cambrils (Tarragona).

Según fuentes consultadas por Europa Press próximas al operativo, este individuo, de 45 años de edad, es un salafista radical y, por edad y perfil, podría haber actuado de líder del grupo terrorista, formado por 12 personas. Los agentes tratan de determinar si la llegada del imán a Ripoll pudo coincidir con el proceso de radicalización de los miembros de la célula que vivían en esta localidad.

De estos 12 terroristas terroristas, cinco fueron abatidos por la policía en Cambrils; cuatro detenidos, uno de ellos en Alcanar (Tarragona) y tres en Ripoll (Girona); dos fallecidos en la explosión de Alcanar Platja el día 16 -uno podría ser el propio imán-; y uno, Younes Abouyaaqoub, que estaría huido.

Los Mossos han registrado durante varias horas la madrugada de este sábado el piso del imán en Ripoll en busca de pistas y pruebas de ADN para saber si murió en la casa de Alcanar. El imán de Ripoll tenía alquilada una habitación de su casa a un joven, quien ha asegurado, en declaraciones a RTVE, que el religioso le dijo el martes que se iba a Marruecos a ver a su mujer e hijos.

En Ripoll, la policía autonómica ha realizado hasta ahora un total de nueve registros a raíz de los atentados, donde residían algunos de los presuntos terroristas.

Te puede interesar:Las Ramblas se llenan el día después de héroes anónimos y supervivientes

Los investigadores consideran que la célula preparaba una serie de atentados en furgonetas-bomba, de más calado que los finalmente perpetrados en Barcelona y Cambrils, aunque tuvieron que cambiar de planes tras la explosión de su casa de Alcanar.

Te puede interesar:La célula quería atentar con furgonetas-bomba, pero la explosión cambió el plan

De hecho, los terroristas preparaban las bombas manipulando un centenar de bombonas de butano usando explosivos utilizados por el Estado Islámico, como acetileno y otros elementos específicos, en la casa de Alcanar, que se derrumbó el pasado miércoles por la noche tras una explosión.

Precisamente, los Mossos d'Esquadra han efectuando hoy varias detonaciones controladas en la casa de Alcanar, donde ayer localizaron restos biológicos del cadáver de un segundo terrorista enterrado entre los escombros.

La operación sigue abierta, ya que sigue en busca y captura Younes Abouyaaqoub, miembro de la célula, y está por concretar su papel --si fue conductor de la furgoneta--, a lo que se suma la identificación del imán.