Acreedores de Contsa reciben 150 firmas de apoyo al convenio que evitará la liquidación tras su presentación en notaría

SEVILLA, 22 (EUROPA PRESS)

Un grupo de acreedores de Contsa Corporación Empresarial --empresa declarada en suspensión de pagos-- presentaron hoy ante notario un convenio voluntario en el que una sociedad anónima, formada por los propios acreedores, sea la que gestione los activos para poder "recuperar al menos el 50 por ciento de la inversión en cinco años y evitar la liquidación de Contsa", según informaron a Europa Press fuentes de los promotores, que precisaron que en el primer día de presentación del convenio recibieron 150 firmas de apoyo.

La semana pasada se celebraron las últimas reuniones para explicar el plan de viabilidad de este convenio, que hoy fue presentado ante la notaría Puerta de Jerez, de Sevilla, de forma que se inicia el proceso para que los acreedores que lo deseen firmen su adhesión al convenio y se conviertan en coproponentes del convenio.

Las fuentes se mostraron "esperanzadas" de que lograrán "superar ampliamente" las adhesiones de más del 50 por ciento de acreedores, de forma que, según precisaron, "analizando las reuniones que esas semanas hemos tenido con los acreedores, tenemos el visto bueno de unos 800 acreedores, la mayoría de afectados, que en gran parte son familias".

Asimismo, demandaron la colaboración de los administradores concursales y del juez para que esta propuesta salga adelante "y así evitar la liquidación de la sociedad, por el que los acreedores recuperamos muy poco de nuestro capital invertido".

El convenio se presentó hoy en notaría donde estará durante unos 15 días, para posteriormente, una vez recogidas las firmas de adhesión suficientes, poder presentarlo ante la juez titular del Juzgado de Instrucción 17 de Sevilla, algo que esperan poder hacer a finales de mayo o en la primera semana de junio.

"Los propios acreedores somos capaces de gestionar la empresa, por lo que pedimos a la juez que nos dé esa oportunidad y no permita la liquidación", aseveraron las fuentes.

Un grupo de 120 acreedores --que suman casi nueve millones de euros--, se reunieron con la totalidad de los más de 1.600 acreedores de Contsa, a los que explicaron el convenio voluntario.

Para la constitución de dicha sociedad es necesaria la aportación "simbólica" de un euro por cada acción invertida por los acreedores ordinarios, que son los que presentarán el convenio voluntario, de forma que, teniendo en cuenta la valoración realizada por Contsa --donde se le adeuda 94,2 millones de euros a esos acreedores ordinarios--, la sociedad nacerá con un capital social inicial de 94.000 euros, la totalidad de dichos acreedores.

CONTENIDO DEL CONVENIO

El convenio que plantearán a la juez, una vez recabados los apoyos, contempla, además de un análisis de la situación de la empresa concursada y de la evolución de mercado inmobiliario, un análisis del resultado de la liquidación concursal de los activos y alternativas de actuación.

En ese sentido, dicho convenio contempla, por un lado que el presidente de Contsa y dueño de la empresa, José Salas, deje de ser el gestor de la misma, lo que conllevaría la modificación de los estatutos de Contsa, y que sean los acreedores los que, a través de una comisión gestora, se encarguen de administrar "de forma adecuada" los activos de esta empresa, con la idea de poder recuperar en cinco años el 50 por ciento de lo invertido en el caso de los acreedores ordinarios.

De esta forma, dicho convenio contemplaría pagar el cien por cien del importe de los créditos privilegiados, el 50 por ciento del pago de los créditos ordinarios y el uno por ciento del importe de los créditos subordinados, previa quita del 99 por ciento del importe restante. En el caso de los acreedores ordinarios, se daría un año de carencia, se pagaría el cinco por ciento del importe total en el segundo año, el 10 por ciento en el tercer año, el 15 por ciento en el cuarto año y el 20 por ciento del importe total al término del quinto año.

No obstante, el convenio contempla que los acreedores suscritos al mismo seguirán gestionando, más allá de esos cinco años de plazo, los activos de Contsa "hasta poder cobrar la totalidad de lo invertido".

PLAN DE VIABILIDAD

Para ello, junto al convenio voluntario presentarán un plan de viabilidad de la empresa, para la "puesta en valor de los bienes y del patrimonio" y que contemplará una serie de mecanismos en ese sentido, como "la finalización de convenios urbanísticos planteados, la puesta en marcha de proyectos inmobiliarios y de operaciones de alquiler de los inmuebles, la realización de promociones inmobiliarias y la firma de convenios con entidades sociales y administraciones, con la idea de recuperar la mayor parte de cantidades invertidas por los acreedores".

Además se negociaría la deuda con las entidades financieras y "poner al día "los préstamos hipotecarios.

Contsa se declaró en suspensión de pagos en febrero de 2008 ante la caída del mercado inmobiliario unida a las fuertes restricciones del crédito existentes. El presidente de Contsa, José Salas, sigue en prisión por supuestos delitos que dejaron a su entidad con un déficit de 86.821.935,62 euros.