Activistas irrumpen sede Instituto del Menor para exigir el fin de los malos tratos en el centro Picón del Jarama

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

Alrededor de una veintena de activistas irrumpieron hoy en la sede del Instituto del Menor y de la Familia de la Comunidad de Madrid para exigir el fin de los malos tratos en el centro de menores de Picón del Jarama.

Los jóvenes subieron a la primera planta del edificio, de cuyos balcones colgaron una pancarta, y tiraron panfletos reinvidicativos a los transeúntes de la calle Gran Vía.

En declaraciones a Europa Press, una de las activistas, Laura Merino, justificó la acción de protesta porque "ni el Instituto del Menor y de la Familia ni el defensor del Menor atienden las denuncias" que ponen los residentes de estos centros. "Como hemos visto que no sirve por la vía legal, hemos decidido hacer una acción pacífica de protesta", señaló.

La activista aseguró que en este centro "se violan sistemáticamente los derechos de los menores", a los que según relató, se les trata de manera "denigrante" y se les llega a encerrar durante más de tres días.

"Se les intervienen las comunicaciones y se les encierra durante más de 72 horas, lo que está prohibido por las Naciones Unidas desde 1990 y recogido en los Derechos del Niño", señaló.

Merino agregó que uno de los principales problemas es la "libertad" a la hora de establecer los reglamentos internos de cada centro, ya que la ley del Menor no fija los castigos que se tienen que aplicar cuando un menor comete una falta.

Finalmente, la activista exigió el fin de estas instituciones ya que en su opinión "no benefician en absoluto a los chavales". "No tienen por qué salir de un entorno social complicado para meterse en este tipo de centros donde se les maltrata abiertamente", concluyó.