Admite agarrar a hijastra en Lanzarote "por el cogote" y apretar "un poco" para que dejara a "testigos de Jehová"

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 20 (EUROPA PRESS)

Antonio Luis Ferreira Machado, acusado de presuntamente asesinar a su hijastra, Yuliza Pérez, de 18 años, admitió hoy que agarró a la joven "por el cogote" (cuello) y apretó "un poco" hasta que ella perdió el conocimiento y cayó al suelo durante una discusión en su domicilio en Arrecife (Lanzarote), en la que él le pedía que "dejara a los testigos de Jehová".

Durante el juicio celebrado hoy con Tribunal de Jurado en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, el procesado, de nacionalidad portuguesa, reconoció que la joven dominicana le parecía "guapa", si bien negó que la "controlara" y la "agobiara". "No tenía celos de otras relaciones que ella pudiera tener con otros hombres", afirmó Ferreira, para quien la Fiscalía y la acusación particular solicitan imponer 20 años de cárcel, mientras que la defensa pide una pena de cinco años de prisión por un presunto delito de homicidio con el atenuante de obcecación.

El procesado, que incurrió en numerosas contradicciones en su declaración, dijo que quería a Yuliza "como a una hija". Sin embargo, reconoció que el 8 de noviembre discutió con ella, la estranguló y trasladó el cadáver hasta una escombrera, donde la enterró. Tras acompañar a su pareja para denunciar la desaparición de la joven, participó en las batidas para su búsqueda, aunque días después abandonó el domicilio familiar en cuanto supo que había pruebas de ADN de la Policía Científica y Judicial que le inculpaban en el crimen y temiendo por un posible linchamiento por parte de la comunidad dominicana. La defensa, que representa a la madre de la víctima, describe a Ferreira como un "auténtico cínico" y pide justicia.

(Habrá ampliación)