Aguirre anuncia una bonificación del 20 por ciento del impuesto de matriculación en la región para reactivar el sector

MADRID, 29 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ofrecerá una bonificación de un 20 por ciento en el impuesto de matriculación de los nuevos vehículos en la región con el fin de animar a la demanda y fomentar la actividad del sector, informaron a Europa Press fuentes del Gobierno regional.

Esta será una de las medidas que la jefa del Ejecutivo autonómico anuncie esta tarde en el pleno monográfico de la Asamblea de Madrid centrado en la crisis. En la actualidad, el impuesto de matriculación supone aproximadamente un 6 por ciento del precio final del vehículo, por lo que para un turismo cuyo coste franco fábrica sea de 12.000 euros, el ahorro de los ciudadanos de la Comunidad de Madrid sería de 144 euros, mientras que para un vehículo de 18.000 el ahorro aumentaría hasta los 216 euros.

El sector de la automoción tiene una importancia estratégica en la Comunidad de Madrid, ya que es responsable del 6 por ciento de la producción nacional y aporta alrededor del 17,74 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) industrial regional, lo que supone alrededor de 2.995 millones de euros.

Además, la industria automovilística supone el 1,7 por ciento del total de la economía madrileña, mientras que las matriculaciones en la región superan el 22 por ciento del total nacional. La Administración regional recauda en torno a 4.000 millones de impuestos directos procedentes de su actividad. Este sector da empleo directo a cerca de 78.000 personas y en torno a 310.000 cuando se contempla también el empleo indirecto originado por las necesidades del sector.

El sector automovilístico se encuentra actualmente en una complicada situación hasta el punto de que ha sufrido la mayor caída de su historia debido al fuerte deterioro de la situación económica en España y por la grave crisis de confianza que atraviesa el país.

A todo esto hay que sumarle la restricción de los créditos, en un mercado donde más del 80 por ciento de las operaciones de compra de vehículos se financia. En cifras, esto supone una matriculación inferior a la del año anterior en 450.000 turismos (lo que equivale a la producción completa de una factoría trabajando a tres turnos), con una caída en febrero de 2009 próximas al 50 por ciento de las mismas, lo que da idea del rápido declive del sector.