Aguirre cree que los subsidios y el gasto público "en ausencia de reformas" destruyen empleo y estancan la economía

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, consideró hoy que las subvenciones, los subsidios y el gastos público "en ausencia de reformas estructurales" conducen al estancamiento de la economía y a la destrucción del empleo.

"Creo que quienes piensen que vamos a poder superar la crisis a base de subsidios, subvenciones y de aumento de gasto público sin realizar cambios o esfuerzos, están equivocados, porque subsidios, subvenciones y gasto público en ausencia de reformas estructurales sólo conducen al incremento del déficit, y, lo que es peor, al estancamiento de la economía y a la destrucción del empleo", aseveró Aguirre durante su intervención en la Asamblea General de CEIM.

La dirigente regional afirmó que en España ya se vivió esta experiencia en los años 70 y 80, cuando el país vivía "una crisis enorme" y se pensaba que se podía sortear sin reformas y con más gasto público. "El resultado fue que en 20 años no se creó ni un solo puesto de trabajo nuevo", apuntó, al tiempo que destacó que en este periodo "no se avanzó nada" en la convergencia con Europa.

Por ello, la jefa del Ejecutivo madrileño manifestó que es necesario "evitar incurrir en las mismas tentaciones" y aseguró que el gasto público "es una tentación para los poderes públicos que sólo pagarán los hijos y los nietos" de las actuales generaciones. Además, subrayó que superar la crisis es "tarea y responsabilidad de todos".

En este sentido, reiteró que los empresarios madrileños tienen "un papel fundamental" a la hora de crear prosperidad y bienestar en la región, algo que, desde su punto de vista, es "importante" en tiempos de crisis" sobre todo cuando algunos "caen en la tentación de culpar a los empresarios de la situación por la que pasa la economía, especialmente en lo tocante al empleo".

MEDIDAS PARA SALIR DE LA CRISIS

Tras destacar que la Comunidad de Madrid tiene una de las tasas de paro más baja de todas las regiones españoles, situada casi 4 puntos por debajo de la media nacional, Aguirre manifestó que la prosperidad de Madrid se ha conseguido gracias a que en tiempos de bonanza se pusieron en marcha políticas encaminadas a conseguir el crecimiento económico, muchas de las cuales se alcanzaron por consenso y diálogo con los agentes sociales.

Así, recordó que aquellas medidas se van a sumar ahora otras 50 aprobadas en la Asamblea de Madrid y que se centran en activar la actividad económica industrial, facilitar a las empresas el acceso a financiación y mejorar la formación de las personas.

"Son medidas que van a paliar los efectos de la crisis, ayudar a empresas a superar sus dificultades y que serían más útiles si se acometen las reformas estructurales que España necesita", argumentó la presidenta autonómica, que agregó que, al igual que las familias en tiempos de crisis "se aprietan el cinturón", las administraciones públicas deben "gastar menos y ahorrar más" en tiempos como el actual con el fin de aliviar las cargas que soportan los ciudadanos y las empresas.

Aguirre, que recordó que Madrid ha sido una de las primeras administraciones en suprimir consejerías y recortar el número de altos cargos para ahorrar dinero, recalcó que es necesaria una reforma de mercado laboral, dado que el actual es, a su parecer, "obsoleto y heredado del franquismo", además de cerrar la economía de cara al exterior.

De este modo, indicó que para solucionar este problema, no hay que baratar el despido ni "recortar derechos", sino que hay que facilitar la contratación de nuevos trabajadores, por lo que se mostró partidaria de la puesta en marcha de un contrato de crisis que impida, entre otras cosas, la destrucción de empleo.

"Hay que reflexionar y analizar lo que nos está pasando. Hay que reflexionar sobre los impuesto que recaen sobre el trabajadores y el empresario que lo contrata y que actúan de barrera que impide la contratación de nuevos trabajadores. Puede que muchos ciudadanos no sean conscientes de esta realidad, pero es hora de decirlo con claridad", sentenció.

En este contexto, explicó que un trabajador que se lleva 1.200 euros de sueldo a casa en realidad ha ganado 1.870 euros. "¿Dónde van esos euros de diferencia? Van a la Seguridad Social que paga pensiones, formación, retenciones de IRPF... Todo ello muy necesario pero no se puede olvidar que el Estado se queda con más del 40 por ciento de lo que gana el trabajador y esto no ocurre en los demás países. Esto no es un incentivo a la contratación", precisó.

Finalmente, manifestó que es necesario tener en cuenta que son los empresarios y no los gobiernos los que crean empleo, riqueza y prosperidad, por lo que dijo que es importante apoyar a los empresarios, "que arriesgan muchas veces su patrimonio" para crear más oportunidades