Aguirre propone al Gobierno rebajar al 15% el Impuesto de Sociedades y al 20% el tramo del IRPF hasta los 72.000 euros

MADRID, 28 (EUROPA PRESS)

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, propuso hoy al Gobierno nacional que rebaje el Impuesto de Sociedades y el de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), de modo que el primero quede en el 15 por ciento y el segundo en el 20 por ciento para los primeros 72.000 euros de ingresos.

Durante su discurso en el Pleno monográfico celebrado hoy en la Asamblea de Madrid, Aguirre solicitó una rebaja del 50 por ciento del impuesto de sociedades, de tal manera que pase del 30 por ciento actual hasta el 15 por ciento. En cuanto al IRPF, solicitó su reducción del 43 por ciento actual hasta el 20 por ciento para los primeros 72.000 euros.

De esta forma, aseguró, tras unos meses en los que habría un déficit mayor, "comenzarían a llegar las inversiones, la creación de empleo y también el aumento de la recaudación", y puso el ejemplo de Irlanda, que en pocos años pasó de ser "el país más pobre de Europa a ser el segundo más rico, y lo consiguió bajando los impuestos".

Asimismo, hizo una reflexión sobre los mercados financieros. Destacó que todas las crisis financieras tienen siempre su origen en un exceso de crédito. "La verdadera causa de ello hay que buscarla en los organismos reguladores, que eran los encargados de ponerle freno antes de que fuera demasiado tarde. El precio del dinero nos da una información sobre el grado de abundancia o escasez relativa de ahorro real que puede dedicarse a financiar inversiones productivas o a el consumo", explicó.

A su juicio, "cuando un grupo de personas --organismo reguladores-- se equivoca al fijar el precio del dinero las consecuencias son mucho más graves que cuando esas mismas personas u otras fijan el precio de otro bien, especialmente cuando fijan un precio demasiado bajo, porque el mensaje que se le da a los agentes económicos es que inviertan cuando deberían liquidar y que consuman cuando deberían ahorrar".

"El dinero barato es siempre tentador. ¿Quién no desea no tener el crédito barato? Pero la única forma duradera de conseguirlo es trabajar más con más eficacia, con más productividad y gastar menos. Por eso la lección de esta crisis financiera no es 'más Estado y menos mercado'; lo que necesitamos es 'más mercado y mejor regulación en el Estado'", sentenció la presidenta de la Comunidad.

Así, apuntó que es preciso "reintroducir en los mercados financieros mecanismos automáticos independientes, capaces de poner fin al exceso de crédito antes de que fuera demasiado tarde".