Albert Rivera: "Dejen de pelear por las sillas y peleen por los españoles"

  • El líder de Ciudadanos ha defendido su acuerdo con el PSOE como muestra de que han puesto por delante

  • "Hemos escogido el camino difícil, pero sin duda es el camino correcto", ha dicho en el debate de investidura.

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, en una imagen de archivo (Javier Soriano/AFP)

Albert Rivera, líder de Ciudadanos, en una imagen de archivo (Javier Soriano/AFP)

El presidente de Ciudadanos ha recordado a los diputados del Congreso que es hora de pelear por los españoles y no por las sillas. Lo hacía en una sesión bronca, en donde nos han faltado las menciones subidas de tono, los gritos y las intervenciones del presidente de la Cámara para reconducir el debate.

Rivera ha reivindicado la memoria de aquellos hombres de la Transición Española que hicieron posible el acuerdo constitucional y restauraron la convivencia entre los españoles rota por la Guerra Civil y el franquismo, para fundar un nuevo Estado "sin vencedores ni vencidos". Pidió seguir su ejemplo para recuperar el diálogo, sabedores de que "nadie va a ganar".

"No podemos centrar la discusión en quién es el presidente o ministro de turno", sentenció. Dijo que los españoles "son los principales accionistas", los que mandan y ante los que se deben rendir las debidas cuentas por la gestión pública. "Lo que hasta ayer eran manifiestos y pancartas en la calle, hoy son cambios en un documento de gobierno".

Mencionó las exigencias de Podemos en sus conversaciones con el Partido Socialista, entre las que se incluyen el CNI y la Policía. "Todos temas sociales", ironizó.

Criticó la actitud de Pablo Iglesias en sus conversaciones con el partido socialista, señalando que "no es una manera fraternal de llegar a un acuerdo pedir la vicepresidencia y 6 ministerios cuando el señor Sánchez estaba hablando con el Rey".

Ministerio de Interior para Otegi

Mostró su rechazo hacia la celebración que hizo Iglesias en twitter a propósito de la salida de la cárcel del dirigente etarra Arnoldo Otegi, y se preguntó si Iglesias "le iba a dar el ministerior de Interior, ya que lo considera un hombre de paz".

"Claro que tiene derecho a estar indignado" dijo dirigiéndose a Iglesias, "pero otros tenemos el derecho a estar estamos ilusionados". Lamentó que haya gente que vaya a votar para impedir que España "se ponga a trabajar", por lo que pidió que al menos le dejaran trabajar por España.

Calificó de "extraña pinza" la que en su opinión se iba a formar con los votos contra la investidura en que iban a coincidir Podemos y el Partido Popular. A estos últimos les preguntó si nos les parecía extraño coincidir con la posición de partidos como ERC o Bildu.

También dedicó parte de su discurso para dirigirse directamente al presidente en funciones, Mariano Rajoy, a quien le reconoció algunos aciertos, como la reducción del déficit público. Pero puntualizó que no era el más indicado para liderar la lucha contra la corrupción. "Ustedes ante la corrupción dicen que son manzanas probado. No, son cestas de manzanas podridas", sentenció Rivera. "¿Alguien se cree que el señor Rajoy puede ser el azote contra la corrupción en España? No puede hacerlo porque no lo ha hecho ni en su casa".

"¿Por qué tenemos que pensar que no puede haber una nueva ley de Educación, por qué no podemos aprobar una ley que elija a los jueces por su competencia profesional, y no desde las centrales de los partidos políticos?", cuestionó Rivera dirigiéndose al Partido Popular. "Ustedes han convertido la Justicia en una ventanilla del ministerio de Justicia".