Ayuntamiento elevará a 5.000 € el importe de deuda tributaria a partir del que se debe presentar aval para aplazar su pago

MADRID, 21 (EUROPA PRESS)

El Ayuntamiento de Madrid elevará a 5.000 euros el importe de deuda de las obligaciones tributarias a partir del cual es obligatorio presentar un justificante o aval para poder aplazar o fraccionar su plazo, una cantidad que actualmente se sitúa tan sólo en los 1.500 euros, según avanzó en el Pleno ordinario de hoy el delegado de Hacienda, Juan Bravo.

Ante la petición del Grupo Municipal de IU en relación con las "posibilidades de flexibilización del pago de las obligaciones tributarias en razón de las dificultades económicas por las que atraviesan un número creciente de personas en esta ciudad". "No pedimos que no se paguen los tributos, que son necesarios para poder desarrollar servicios y prestaciones sociales en una época de crisis como ésta, pero es necesario que las personas que no puedan hacer frente a los tributos fácilmente tengan mecanismos que la ordenanza establece para su pago", consideró el portavoz Daniel Álvarez.

Ante esta sugerencia, Bravo indicó que se estudiarán las posibilidades que da la ordenanza que regula este asunto y que en el próximo Pleno del mes de junio ya se traerá "su modificación para que el importe de deuda a partir del cual se exige la garantía para autorizar el aplazamiento o fraccionamiento del pago no esté fijado en el texto, sino que sea el delegado de Hacienda el que lo fije, a diferencia de lo que ocurre con el Ministerio de Hacienda".

"Además, aumentaremos el importe de deuda a partir del cual es obligatorio presentar esta justificación de los actuales 1.500 euros hasta 5.000 euros, un importe razonable en función de los datos de quienes están solicitando aplazar o fraccionar el pago", continuó el responsable municipal, quien reconoció asimismo que este tipo de trámites "están creciendo".

Por otra parte, Bravo manifestó su interés en "tener capacidad legal para abordar más modificaciones" en esta línea, como por ejemplo "poder hacer deducciones de hasta el 50 por ciento en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI)", algo que no se podrá hacer "hasta que el Gobierno de la Nación lo permita" a través de la modificación del sistema de financiación de haciendas locales.

"El Ayuntamiento está esforzándose en ayudar e informar a los ciudadanos que solicitan fraccionar o aplazar el pago de sus obligaciones tributarias para que lo puedan hacer cuando los deudores no pueden aportar garantías. Para ello, se les informa de la posibilidad de hacer pagos parciales con justificante sin necesidad de solicitar formalmente el aplazamiento o fraccionamiento, auque (eso suponga) continuar con el procedimiento de apremio", concluyó Bravo.