Baleares lidera, con cerca de un 40%, la tasa de abandono escolar en España

El archipiélago posee la ratio más alta del Estado en cuanto a alumnos extranjeros, con el 16,3 por ciento y un total de 4.629 estudiantes

PALMA DE MALLORCA, 07 (EUROPA PRESS)

El archipiélago, con una tasa de cerca del 40 por ciento a la edad de 17 años, y con más del 20 por ciento a los 16 años, lidera al resto de comunidades autónomas en cuanto a las cifras de abandono del sistema educativo, cuando el Consejo Europeo estableció que los porcentajes no deberían superar el 10 por ciento.

Según el dictamen 7/2009 del Consejo Económico y Social (CES) sobre la eficacia del sistema educativo en Baleares, un 47,6 por ciento de los estudiantes mayores de 22 años ha completado la educación secundaria, cuando la cifra debería ser como mínimo del 85 por ciento.

No obstante, durante la presentación, el presidente del CES, Llorenç Huguet, señaló que hay que "ser capaces de ver el futuro con optimismo" de manera que, paso a paso, se mejoren estos ratios. Además, informó que, en cuanto al porcentaje de población entre 20 y 24 años que han completado como mínimo el nivel de educación secundaria, Baleares en 2007 estaba en el 47,6.

Así, señaló que esta cifra no sólo está por detrás de la media española, sino que también lo está de los únicos cuatro países que se encuentran por detrás de España -Malta, Portugal, Islandia y Turquía-.

En cuanto al gasto público en educación el informe indica que, en relación al Producto Interior Bruto (PIB) de las islas fue de un 3,1 por ciento, mientras que a nivel estatal fue de un 4,35 por ciento. No obstante, el porcentaje destinado a educación no universitaria, en relación a otras enseñanzas superiores, es uno de los más altos del Estado puesto que el Govern asigna un 88,7 por ciento, mientras que la media española es del 70,1 por ciento.

Así, entre los cursos 2000-2001 y 2007-2008 se incrementó en 3.582 el número de profesores, 2.774 se destinaron a centros públicos y 808 a privados. Según estos datos, cabe destacar además que se pasó de 3.640 profesores que imparten ESO y Bachillerato en el curso 2003-2004 a un total de 3.940 durante el 2006-2007.

El profesorado interino en los institutos es de un 36,8 por ciento en los centros de Mallorca, de un 57 por ciento en Menorca, 40,7% en Eivissa y 37,6% en Formentera.

ALUMNOS EXTRANJEROS

Huguet hizo hincapié en que Baleares posee la ratio más alta del Estado en cuanto a alumnos extranjeros, con una cifra del 16,3 por ciento -4.629 alumnos- durante el curso 2006-2007. Asimismo, detalló que el 83 por ciento de la escolarización del alumnado extranjero, tanto en Baleares como en el resto de España, se da en los centros públicos. Así, abogó por que se produzca una "distribución más equitativa".

Una de las conclusiones más destacadas del dictamen es la necesidad de alcanzar un pacto para la educación para que, de esta manera, esta materia sea considerada cuestión de estado y las políticas de mejora educativa se planteen sobre la base de un amplio consenso político y social.

Asimismo, el informe establece que Baleares se encuentra la tercera por la cola en cuanto a la variación producida entre la graduación, del curso 1991-1992 al el de 2006-2007. Por otra parte, las islas tampoco están bien situadas en cuento al porcentaje de alumnos por ordenador -12,3 en los centros públicos y 15,9 en los centros privados- y tiene un nivel de conexión a internet con banda de los más bajos del Estado.

NECESITAN MEJORAS UN 32,2% DE LAS INSTALACIONES

Según las 1.780 encuestas realizadas, destacan algunos datos como que las instalaciones se deberían mejorar en el 32,2 por ciento de los centros, el profesorado dedica su mayor tiempo a la corrección de exámenes y trabajos, con una media de 4,4 horas semanales.

Asimismo, el presidente del CES remarcó que el nivel de satisfacción de los padres con los resultados de los hijos es bajo puesto que sólo se da un 38,2 por ciento de los padres y un 48,7 por ciento de las madres. Además, en un 51 por ciento de los hogares son las madres quienes se ocupan del seguimiento de los estudios de los hijos, mientras que sólo en el 1,3 por ciento de las casas lo hacen los padres.

En cuanto a la lengua de los estudiantes, el 39,3 por ciento de los jóvenes de ESO son catalanoparlantes y el 60,7 por ciento restante no lo son. Por otra parte, un 46,4 por ciento del alumnado dedica tiempo a diferentes actividades de repaso fuera del centro educativo.

Asimismo, el dictamen establece que el uso del lenguaje agresivo o las desobediencia de las normas son comunes en más de un 10 por ciento de los centros. Así, se establece que las bromas de mal gusto y las burlas se producen en un 5,4 por ciento. En todas estas conductas cabe destacar que los principales son los compañeros de clase, en un 36 por ciento.

Otras de las conclusiones del informe son la necesidad de reconocer el crecimiento experimentado en la cantidad y la calidad de la enseñanza en Baleares y el resto de España, un limitado esfuerzo en materia de inversión pública en enseñanza. Asimismo, incide en la necesidad de arbitrar mecanismos de prevención del ausentismo y el abandono prematuro de los alumnos.

Durante la presentación del dictamen del CES, la presidenta del Parlament, Maria Antònia Munar, incidió en la importancia de la educación "ahora más que nunca" debido a la actual situación de crisis, materia a la que consideró "algo más que un servicio público".