Barcelona lanza una ofensiva contra el incivismo en el Bicing que afecta al 10% de las bicicletas

Las multas superarán los 750 euros por vandalismo

(Rogamos sustituyan esta noticia por la anterior del mismo título por un error de la fuente informante en el subtítulo y el segundo párrafo)

BARCELONA, 12 (EUROPA PRESS)

La Guardia Urbana de Barcelona aplicará estrictamente desde el lunes la ordenanza del civismo para evitar actitudes incívicas contra el servicio público de bicicletas, el Bicing. El 4% de las 6.000 bicicletas --unas 240-- son objeto de ataques vandálicos, y desaparecen anualmente el 6,6% --unas 400--, que se reponen a un precio de 400 euros cada una.

En una rueda de prensa, el concejal de Movilidad, Francesc Narváez, advirtió hoy de que las multas superarán los 750 euros por acciones como estrellar deliberadamente una bicicleta contra una pared. Otras actitudes penalizables son tirarlas a un jardín y al mar, serrar los anclajes para robarlas y dañar las estaciones.

Lamentó también que tres o cuatro personas vayan montadas en una bicicleta, caso que se reiteró durante la última celebración de aficionados del FC Barcelona por el pase a la final de la Champions, cuando también se quemaron algunas estaciones. Al día siguiente faltaban muchos guardabarros y los daños alcanzaron los 400.000 euros, según calcula el Ayuntamiento, que prevé cerrar preventivamente estaciones del centro durante las próximas celebraciones.

Narváez apeló a los padres a educar sus hijos contra el vandalismo. La ofensiva coincide con una auditoría del RACC sobre las bicicletas encargada por el Ayuntamiento en cumplimiento de los acuerdos de la Comisión de Seguridad y Movilidad.

El RACC recomienda al Bicing esforzarse en el mantenimiento, concienciar para disminuir el mal uso e involucrar a los usuarios para comunicar las bicicletas en mal estado. Según Narváez, cuando los usuarios devuelven una misma bicicleta tres veces inmediatamente tras cogerla, el sistema la bloquea, y ya existe una línea 900 para comunicar las incidencias.

67% DE BICICLETAS CON ANOMALÍAS

El análisis concluye que el 67% de bicicletas tienen alguna anomalía y que el 33% están en estado óptimo, según el responsable de proyectos de movilidad de la Fundación RACC, Xavier Badia. Los problemas se deben al uso intenso, con una media de ocho usos diarios, y al vandalismo.

La auditoría se basa en la revisión de 2.270 bicicletas en 84 estaciones entre el 23 y el 27 de febrero. Las paradas, que los técnicos visitaron un mínimo de cuatro veces al día y se repartieron en 10 itinerarios, representan el 21% de las operativas entonces.

Del 67%, la mayoría de bicicletas sufren anomalías leves, como la falta de alguna luz o timbre, que no impiden su utilización pero que el RACC recomienda reparar en una semana. El resto padece anomalías que evitan su uso.

Del total, poco más de la mitad son problemas con luces, y le siguen los de frenos, timbre y asiento. El 40% de las bicicletas evaluadas presentan más de una anomalía, lo que junto a las incidencias que impiden utilizarlas provocan que aumente la percepción negativa del servicio por parte del usuario, según Badia.

Narváez dijo que los datos serían mejores ahora porque las luces se han cambiado por unas de más resistentes. Consideró que la falta de alguna luz no debe ser problema para circular, ya que "no es igual una bici de carretera que en ciudad" y Barcelona "es una ciudad iluminada".

El Ayuntamiento ultima la revisión del contrato de explotación del Bicing, que repetirá con Clear Channel. Según Narváez, no hay argumentos jurídicos que sustenten rescindir el contrato a la empresa como había pedido la oposición por falta de calidad del servicio.

Recordó que el contrato se había pensado para un máximo de 85.000 usuarios, cifra que tras poco más de dos años de servicio alcanza los 191.000. El Bicing tiene una media de 40.000 viajes diarios y añadió que en pocos días se alcanzarán los 20 millones.