Barcelona mantendrá la nueva ubicación de las atracciones de la Feria de Abril catalana

Algunos feriantes no volverían al mismo lugar porque pierden el 90% de recaudación

BARCELONA, 28 (EUROPA PRESS)

El concejal del distrito de Sant Martí de Barcelona, Francesc Narváez, afirmó hoy que las atracciones de la Feria de Abril de Catalunya mantendrán el próximo año su nueva ubicación, en la zona de los auditorios del Forum, donde se han emplazado para evitar que el ruido moleste a los nuevos vecinos de la calle Eduard Maristany.

En declaraciones a los periodistas en la feria, que este año celebra la XXXVIII edición, Narváez pidió a los feriantes "ser conscientes de que su actividad no puede ser una molestia para los vecinos". Añadió que el nuevo emplazamiento es "más que adecuado" que se ve desde el Real --zona de casetas-- y que los visitantes de la feria ya saben que hay atracciones.

No lo ven igual los feriantes, algunos de los cuales aseguran que pierden el 90 por ciento de la recaudación respecto al año pasado. En declaraciones a Europa Press, dos de ellos, que regentan sendas casetas de juegos, advirtieron hoy de que las atracciones desaparecerán si no cambian de lugar.

Como otro feriante que monta el tradicional Tren de la Bruja, avisaron de que el próximo año no lo montarán sin un cambio de ubicación. Los dos primeros añadieron que los accesos, en buena parte a través de escalones, frenan a los padres de bajar con los cochecitos. La organización, la Federación de Entidades Culturales Andaluzas en Catalunya (Fecac), ya ha movido ficha tras reunirse con ellos.

El directivo de la Fecac Manuel Espinosa explicó hoy a Europa Press que han instalado guirnaldas de luces para hacer más visibles las atracciones, y mañana colocarán carteles en el Real para señalizar dónde están. Además, la Fecac permitirá en 2010 que los feriantes colaboren en organizar el evento, pero tampoco prevé un cambio de su emplazamiento en "tres o cuatro años".

SEVILLANAS EN TODAS LAS CASETAS

La invitación de la Fecac a priorizar las sevillanas también en las casetas latinas y marroquí ha funcionado y, por ahora, no han llamado la atención "a nadie", pero no descartan hacerlo si alguna no cumple, señaló Espinosa.

La crisis no se está notando por ahora en las casetas del Real. El concejal de Sant Martí añadió que el comportamiento mayoritario de los asistentes es "absolutamente normal y corriente", y recordó que casi cada día se han practicado controles de alcoholemia, un "clásico" de la feria que ya conoce quien acude en coche y conduce, según dijo.