Barreda y Garmendia visitan mañana el Instituto de Sistemas Fotovoltaicos de Concentración en Puertollano (Ciudad Real)

El presidente regional asistirá posteriormente a la tradicional Fiesta del Santo Voto TOLEDO, 27 (EUROPA PRESS)

El presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y la ministra de Ciencia e Innovación, Cristina Garmendia, visitarán mañana, jueves, 28 de mayo, el Instituto de Sistemas Fotovoltaicos de Concentración (ISFOC) en Puertollano (Ciudad Real)

El ISFOC es la empresa pública, participada por el Instituto de Finanzas de Castilla-La Mancha, y creada para desarrollar el acuerdo entre el Ministerio de Educación y Ciencia y el Gobierno regional por el que se financia el Plan I+D de Energía Solar Fotovoltaica de Concentración, según informó la Junta en nota de prensa.

Este proyecto es bandera de las energías renovables y se ha convertido en una realidad muy conocida y que ha despertado gran interés fuera de España.

El objetivo principal del ISFOC es hacer de Castilla-La Mancha el motor para el desarrollo mundial de la tecnología fotovoltaica de concentración. Para generar conocimientos sobre esta tecnología se están instalando bajo la administración del Instituto varias plantas con una potencia de tres megavatios, utilizando tecnologías de concentradores.

Este Instituto está abierto a colaboraciones con grupos de investigación e industrias afines intentando servir de puente entre la industria y la academia y acelerando la industrialización de las tecnologías fotovoltaicas de concentración.

ISFOC participa en el proyecto europeo NACIR para el desarrollo de nuevas aplicaciones de la concentración fotovoltaica. Dicho proyecto se encuadra en el programa marco de cooperación FP7-ENERGY-2008-1 y se llevará a cabo bajo la coordinación del Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid.

FIESTA DEL SANTO VOTO

Posteriormente, Barreda asistirá a la tradicional Fiesta del Santo Voto, la tradición más antigua y enraizada de Puertollano donde generaciones de adultos y jóvenes acuden cada año a su cita 48 días después de la Semana Santa.

Su origen se remonta a la peste negra que asoló Europa en el siglo XIV, cuando los escasos supervivientes puertollaneros realizaron el voto de sacrificar todos los años 13 vacas, una por cada familia, si la enfermedad cesaba, y hacer una comida para repartirla gratuitamente entre los habitantes del pueblo.

En este lapso de tiempo el voto ha cambiado y en la actualidad una veintena de mujeres trabaja toda la noche anterior acometiendo las tareas preparatorias del guisado, como pelar patatas y cebollas, partir la carne y preparar todos los ingredientes del Santo Voto que finalmente se bendice y se reparte.

Según creencia popular el comer carne de las calderas evita todo mal, por ello acuden gentes no sólo de Puertollano, sino también de los pueblos de alrededor.