Bernardino León Gross lamenta la muerte de Rodríguez Carrión y dice que fue "genio y figura hasta el final"

MÁLAGA, 14 (EUROPA PRESS)

El secretario general de la Presidencia del Gobierno, Bernardino León Gross, lamentó hoy la muerte del decano de la Facultad de Derecho y catedrático de Derecho Internacional de la Universidad de Málaga, Alejandro Rodríguez Carrión, y afirmó que hasta el final "fue genio y figura".

El también vicesecretario del PSOE de Málaga, que mantuvo una relación tanto académica como personal con Rodríguez Carrión, manifestó en declaraciones a Europa Press que "era una gran personalidad, muy respetado en su campo de trabajo, y entregado a la universidad".

A su juicio, merece "todo el reconocimiento" por haber hecho de la Facultad de Derecho malagueña "una de las mejores de España". Resaltó su entrega a las labores universitarias y que era un trabajador "infatigable". "Es un hombre irreemplazable, único, que deja un hueco inmenso en Málaga, en España y en el mundo del Derecho Internacional", aseguró.

La decisión de donar su cuerpo a la Facultad de Medicina es, según León Gross, una muestra más de su amor por la universidad. "Se fue fiel a sí mismo, igual que vivió y miró de frente a la realidad, esa actitud y entrega la tuvo hasta el final", confesó.

"He visto cómo los grandes nombres del Derecho Internacional en España y de fuera tenían un enorme respeto por él", afirmó, y agregó que mantuvo siempre un interés por las relaciones internacionales, más allá del ámbito jurídico.

"El mundo le interesaba mucho y creía que se podía responder a los problemas existentes desde el Derecho Internacional", puntualizó, al tiempo que añadió que esa defensa de la legalidad internacional la aprendió "como dogma importantísimo" que ha aplicado "y tenido siempre muy presente". "Eso me ha marcado como diplomático y como político", recalcó.

Por último, el vicesecretario provincial socialista, que recibió clases de Rodríguez Carrión durante sus años universitarios, resaltó las "profundas" ideas políticas del decano de la Facultad de Derecho de la UMA, de quien dijo que fue "un gran progresista" que, a pesar de ser firme en sus ideas, "era también muy dialogante".