Camps achaca la paralización temporal de Mundo Ilusión a una causa "no imputable" a sus gestores

VALENCIA, 23 (EUROPA PRESS)

El conseller de Economía, Hacienda y Empleo, Gerardo Camps, achacó hoy la paralización temporal de la actividad de la Sociedad Mundo Ilusión a una "causa no imputable" a los gestores del proyecto y señaló que el motivo de esta decisión es no incurrir en gastos hasta que pueda ponerse en marcha de nuevo el proyecto, cuando la Generalitat disponga efectivamente de los 800.000 metros cuadrados que le debe ceder Marina d'Or Golf.

Camps se expresó de esta manera en la Comisión de Economía, Presupuestos y Hacienda con motivo de una pregunta formulada por el grupo socialista, cuyo diputado José Camarasa y el resto de grupos de la oposición criticaron el "pozo sin fondo" en que se había convertido dicho proyecto.

La portavoz de Economía de Compromís, Mireia Mollà, argumentó al respecto que si la situación urbanística es la que paraliza el proyecto, "y es el PP el que hace la política urbanística en la Comunitat, entonces es que algo falla". Asimismo, preguntó si se van a recuperar los fondos destinados a Mundo Ilusión que ahora "hacen tanta falta", a lo que el conseller recordó que se trata de una suspensión temporal del proyecto.

Igualmente, José Camarasa recordó que el proyecto lleva desde 1999 en marcha y gastando "inútilmente" el dinero de los valencianos. Por ello, se preguntó por qué ha sido en 2009, tras 11 años y no antes cuando se han dado cuenta de que estuvieran incurriendo en gastos innecesarios.

Al respecto, el diputado socialista opinó que el mantenimiento de este proyecto sólo servía "para contentar al virrey de Castellón", dijo en relación al presidente de la Diputación de Castellón, Carlos Fabra. "Intentaban aplacar el malestar" del responsable provincial, insistió.

Sobre la causa de cese preguntó cuál es, ya que "si no hay terreno ni negocio", por qué se seguía con este proyecto. La decisión es adecuada pero "tardía", subrayó. Asimismo, criticó la "descoordinación" mostrada en el anuncio de la paralización de este proyecto.

Por su parte, la diputada de la Agrupación de Diputados No Adscritos Marina Albiol dijo que "el tiempo nos ha dado la razón" aunque lamentó que en 11 años gastos los "confesables" asciendan a cuatro millones de euros con un proyecto "que no verá la luz". Además, señaló que Mundo Ilusión era una "excusa" para recalificar los PAI de Marina d'Or.

El conseller defendió que los gastos de esta sociedad "eran necesarios" para la ejecución del proyecto que se hubiera hecho de no ser "por una causa externa al proyecto", insistió. Aseguró que se trata de una sociedad "perfectamente ajustada" al trabajo que debía realizar, y que todos los gastos "eran necesarios" para la ejecución del proyecto que se hubiera hecho, aseguró, de no ser "por una causa externa al proyecto", insistió.

Por su parte, el diputado popular José Marí argumentó en defensa de la decisión de la Sociedad y del parque temático que el Gobierno valenciano "toma decisiones que en ocasiones pueden tener aristas, pero hay que tomarlas". El Consell "toma decisiones todos los días y es algo que en el ámbito de la gestión económica, en la doctrina socialista parece que no está bien visto y prefieren esperar y ver". Yo prefiero que se tomen decisiones", apostilló.

CIUDAD DE LA MÚSICA

Por otro lado, el responsable de Economía del Consell afirmó que la política del Gobierno valenciano "no ha cambiado" y sigue apostando por los grandes proyectos, pero "siendo responsable toma unas decisiones en un momento" como es la del cese temporal de la actividad de la Sociedad. Sin embargo, "eso no quiere decir que se ponga en solfa la política de grandes proyecto". Al revés, "nos reafirma en ellos".

En este sentido, adelantó que mañana hay prevista una reunión de la Sociedad Proyectos Temáticos con el Ayuntamiento de Benicàssim (Castellón) para tratar de desbloquear el proyecto de la Ciudad de la Música.

AEROPUERTO DE CASTELLÓN

La portavoz de Economía de Compromís, Mireia Mollà, pidió también la revisión de la cláusula por el que la Generalitat debe pagar seis euros por viajero al Aeropuerto de Castellón si no se superan los 600.000 de usuarios al año, ya que sin Mundo Ilusión va a haber menos oferta turística, aseguró.

En este sentido, Gerardo Camps explicó que se trata de una concesión a una empresa en la que está establecida una norma --la de la compensación por viajeros-- "que no podemos eliminar unilateralmente". Otra cosa es plantear una revisión de la concesión que es también "complicado", aseguró.