Catalunya tendrá una quincena más de sirenas de emergencia química antes de 2010

TARRAGONA, 29 (EUROPA PRESS)

La Dirección General de Protección Civil de la Generalitat tiene previsto instalar hasta noviembre una quincena de nuevas sirenas del Plan de Emergencia Exterior del Sector Químico de Catalunya (Plaseqcat), según anunció hoy el director general de Protección Civil, Josep Ramon Mora en Tarragona, tras el simulacro realizado en 24 municipios catalanes.

Mora explicó que las nuevas sirenas se instalarán en las regiones del Pirineo (1), en Barcelona (8) y en Tarragona (entre 4 y 6 sirenas previstas). El coste por cada alarma y su instalación ronda los 60.000 euros.

Por lo que se refiere al ejercicio de hoy, transcurrió sin ninguna incidencia, aunque se está pendiente del informe definitivo. Sonaron, como estaba previsto, 58 de las 63 sirenas que forman la red general de alarmas y protección civil adscritas al Plaseqcat.

Además se probaron las tres alarmas de nueva generación de Tarragona que tienen más potencia e incorporan una estación meteorológica que facilita datos de pluviometría y temperatura en tiempo real, elementos que ayudarán en caso que se produzcan nubes tóxicas. Estas nuevas sirenas substituyen a otras que presentaban deficiencias.

Por lo que se refiere a llamadas ciudadanas al teléfono 112 por la activación de las sirenas, se registraron más de 200, de las que sólo medio centenar eran de fuera de Tarragona. Mora justificó este volumen de llamadas en esta zona, que fueron 172 en total, porque es donde se concentran más sirenas, concretamente 37 de las 58 que se activaron hoy.

Por su parte, la delegada de Interior en Tarragona, Hortensia Grau, afirmó que la periodicidad con la que se realizan actualmente los ejercicios, alrededor de dos por año, ha facilitado que la población esté más concienciada.

En el ejercicio de hoy participaron los municipios barceloneses de Olesa de Montserrat, Esparreguera, Martorell, Abrera, Sant Andreu de la Barca, Castellbisbal, Barcelona, Sant Boi de Llobregat, Sant Joan Despí, Sant Celoni, Gualba, Riells i Viabrea; y los tarraconenses de Flix, Tortosa, Constantí, Perafort, La Pobla de Mafumet, El Morell, Vilallonga del Camp, Els Garidells, Els Pallaresos, Tarragona, Vila-seca y Salou.

Un aspecto que hay que mejorar es informar más pronto a la población sobre la realización de estos ejercicios, según las autoridades.