CEP dice que la "desaparición" de la Unidad de Extranjería de Caya "facilitará" el paso de inmigración irregular

BADAJOZ, 22 (EUROPA PRESS)

La Confederación Española de Policía de Extremadura (CEP) calificó hoy como "insensata" la postura de los responsables de la Jefatura Superior de Policía en la región que según indicó en nota de prensa "tienen intención de hacer desaparecer" la Unidad de Extranjería y Fronteras de Caya (Badajoz) con el objetivo de "incrementar el número de policías de otras brigadas de la capital pacense con los funcionarios de esta unidad especializada".

Para CEP, con esta medida se desprotegería la frontera de Badajoz con Portugal al "desaparecer" los controles que, día y noche, realizan los policías nacionales, lo que ocasionará que este paso internacional "se convierta en una zona permeable y por lo tanto menos segura por la que, previsiblemente, se podrán mover con facilidad las redes que trafican con seres humanos".

El colectivo dice así estar "seguro" de que si desapareciesen los funcionarios policiales de esta zona "las redes internacionales de inmigración irregular aprovecharán la coyuntura para utilizar este paso desprotegido de la geografía española".

De este modo, recordó al jefe superior de Policía, Ángel Galán, que la Unidad de Extranjería y Fronteras que desarrolla su función desde el año 1994, en virtud de un acuerdo suscrito entre España y Portugal, ha obtenido unos resultados "notables" en los "numerosos" controles que han realizado y que han convertido la frontera hispano-lusa de Caya en "una de las fronteras interiores más seguras de la Unión Europea".

La "desaparición" de esta Unidad supondría además según CEP "un grave incumplimiento de las obligaciones contraídas con Portugal en virtud de los acuerdos internacionales firmados en enero de 1994 entre los gobiernos luso y español".

En este sentido, la CEP consideró que el máximo responsable policial de la comunidad "no es la persona idónea, ni mucho menos competente, para dar por finiquitado un acuerdo bilateral internacional", sino que dicha medida debería ser "previamente consensuada y comunicada" a las autoridades portuguesas, puesto que de no ser así --advirtió-- "se estarían incumpliendo gravemente las obligaciones contraídas por España en base a esos acuerdos".