César Antonio Molina defiende a quienes se arriesgan a equivocarse en política frente a quienes "se mantienen al margen"

PAMPLONA, 25 (EUROPA PRESS)

El ex ministro de Cultura César Antonio Molina afirmó hoy en Pamplona que "la política es decisión y pragmatismo, dos formas de equivocarse más fácilmente que quienes dudan o se mantienen al margen, como si la sociedad en la que viven no fuera con ellos y sólo dependiera del ejercicio de poder por parte de unos pocos arriesgados".

"Por acción u omisión, todos somos cómplices de la política", señaló Molina durante una conferencia organizada por la Cátedra Félix Huarte de Estética y Arte Contemporáneo de la Universidad de Navarra. El ex ministro, cuya intervención trató sobre arte y poder, defendió la importancia de conjugar pasión y razón en el ámbito político y afirmó que "no se puede dar por buena la escisión entre pasión y razón".

Así, César Antonio Molina defendió que "las pasiones políticas cumplen funciones importantes en democracia, son un componente clave de los valores y de las decisiones, proporcionan vínculos solidarios y colectivos, y constituyen motivos de acción y compromiso".

No obstante, destacó el riesgo que entraña combinar los dos ámbitos. "El papel de las pasiones es ambiguo, como la razón y los intereses. Pasiones como la indignación y la piedad ante las situaciones de injusticia juegan un papel decisivo en el compromiso del intelectual con la política, bien como piedad indignada, bien como indignación compasiva. Otras, como el miedo, el resentimiento o el afán de poder, pueden llevar a la parálisis, la inacción o la instrumentalización del compromiso", dijo.

Por último, el ex ministro aseguró que "en política, los enfrentamientos proceden muchas veces de una desvinculación entre la libertad de acción y la libertad de pensamiento". Asimismo, añadió que "el debate entre el interés común y el interés individual ha traído consigo grandes confrontaciones, pero también grandes ideas".

POLÍTICO Y POETA

César Antonio Molina (La Coruña, 1952) es licenciado en Derecho y doctor en Ciencias de la Información. De 1985 a 1996 trabajó en Cambio 16 y Diario 16. En 1996 se incorporó al Círculo de Bellas Artes como director gerente y en mayo de 2004 asumió la dirección del Instituto Cervantes.

En julio de 2007 fue nombrado ministro de Cultura, cargo que ocupó hasta abril de 2009. Tiene publicados más de treinta libros, fundamentalmente, de ensayo, prosa y poesía.

La Cátedra Félix Huarte de Estética y Arte Contemporáneo tiene como fin la promoción del estudio, la investigación científica, la formación de especialistas y la difusión de la estética y el arte contemporáneo.