Comerciantes critican que el Borne (Palma) lleva más de una semana "intransitable" por los stands de la Feria del Libro

PALMA DE MALLORCA, 26 (EUROPA PRESS)

La Asociación de Comerciantes del Paseo del Born critica que el céntrico paseo palmesano lleva más de una semana "intransitable" a causa del montaje de los stands de la Feria del Libro, una operación que se inició el pasado 18 de mayo, a pesar de que el evento no abrirá sus puertas hasta el próximo viernes, 29 de mayo, a lo que aún cabe sumar el periodo de apertura, hasta el 7 de junio, y el desmantelado de las infraestructuras.

Los comerciantes consideraron, en un comunicado difundido hoy, que el paseo estará ocupado por las casetas de los libreros que participan en la feria durante "casi un mes", por lo que denunciaron que "un año más, sus promotores han olvidado por completo los intereses de los comercios estables de esta zona" de la capital balear.

Las pymes comerciales del Born consideran que es un "absoluto despropósito" que los organizadores de la Feria del Libro comenzasen los trabajos de instalación de los stands once días antes de que comience el evento, "superando así todos los récords de ineficacia", una circunstancia que "está colmando la paciencia de los negocios", ya que los viandantes tienen que "sortear todos los obstáculos que generan estas labores", una situación que perjudica la actividad comercial.

Además, también consideran que esta situación "es una falta absoluta de consideración hacía los residentes y los visitantes, puesto que este emplazamiento es un lugar de encuentro y la entrada por excelencia al Centro Histórico de la ciudad, lo que redunda de forma muy negativa en el tejido empresarial, y especialmente en esta época de crisis", agregaron.

Por lo que se refiere a la ubicación de los expositores, la Asociación del Born se considera "totalmente agraviada", ya que éstos dan la espalda al comercio estable "una edición más", a excepción de la zona central del paseo. Con el agravante de que este año se ha incrementado el número de expositores participantes en la feria, por lo que el número de comercios afectados "ha aumentado" a su vez.

Esta disposición, que ha sido reiteradamente rechazada por los comerciantes, provoca que la feria "no cree ninguna sinergia positiva" con los establecimientos de la zona, que no son consultados, "a pesar de que a lo largo de todo el año pagan unos elevados impuestos" y, por lo tanto, consideraron que "no es justo que se celebren actividades que tan sólo generan un impacto negativo en su actividad empresarial", expusieron.