Condena a casi 14 años de cárcel para un joven que pegó y violó a su novia durante tres años

ALMERÍA, 28 (EUROPA PRESS)

La Audiencia de Almería ha condenado a 13 años y ocho meses de prisión a un joven de 25 años que, durante más de tres años de relación, sometió a vejaciones y agredió "casi todos los fines de semana" a su novia, a quien además amenazaba con que mataría a alguno de sus familiares si le abandonaba o interponía denuncia contra él, lo que finalmente hizo la víctima después de que la forzase a mantener relaciones sexuales.

La sentencia de la Sección Tercera, a la que tuvo acceso Europa Press, considera al penado, vecino de Alcaudique y albañil de profesión, autor de un delito de violencia habitual por el que le impone dos años de cárcel que suma a una pena de 20 meses por violencia en el ámbito familiar y amenazas, además de diez años de prisión como autor de un delito de agresión sexual que lleva aparejada una indemnización 9.000 euros con la agravante mixta de parentesco.

El joven, que permanece en régimen provisional en el centro penitenciario provincial de El Acebuche desde febrero de 2008, tardó apenas dos semanas desde que iniciase la convivencia con su novia en comenzar el maltrato, que repetía semanalmente con especial saña al propinarle puñetazos y patadas en la cabeza que ella no llegó a denunciar en tres años por temor a que cumpliese las amenazas de muerte proferidas contra sus allegados.

El fallo, que define al penado como un individuo "muy celoso" que casi siempre restringía las palizas al "microcosmos"íntimo del domicilio conyugal, lo que le ha valido un recrudecimiento de la pena, considera probado a tenor de la declaración de la víctima durante el acto de juicio y el informe de los psicólogos forenses que, en una ocasión, la abordó en una discoteca, de donde la "sacó a rastras" para subirla en coche y trasladarla hasta un cerro cercano donde le propinó una paliza y la abandonó a su suerte.

La víctima sufrió, asimismo, por parte del que era su compañero una brutal agresión sexual que se llegó a consumar entre amenazas de muerte, insultos y golpes muy violentos y que provocó que ella aprovechase que se había quedado dormido para escapar del domicilio e interponer una denuncia ante el acuartelamiento de la Guardia Civil de Adra al tiempo que era evacuada hasta un centro hospitalario para ser atendida de las lesiones inflingidas, de las que tardó en curar diez días.